Monitor de Opinión Pública: Campaña de firmas Referéndum LUC

Presentación

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información presentada en este informe proviene de una encuesta de telefonía celular a personas mayores de 18 años residentes en todo el país.

La medición fue realizada entre el  13/5/2021 y el 20/5/2021 sobre la base de un muestreo aleatorio a números rango de telefonía celular. La muestra es de 824 casos y el margen de error máximo para las proporciones del total de la muestra es de +/-3.5% para un nivel de confianza del 95%.

Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo, región, edad, sexo y voto en las elecciones presidenciales de 2019. El Monitor de Opinión Pública es contratado por Montecarlo Televisión, agrupaciones políticas y organizaciones del sector público y privado.

Este informe se presenta como primicia en Telenoche 4.

 

Información sobre campaña de recolección de firmas contra la LUC

 

Propensión a firmar

 

Propensión a firmar según voto en octubre 2019

 

Intención de voto en caso de celebrarse un referéndum

 

Análisis

Panorama de incertidumbre respecto a la campaña de firmas contra la LUC.

Dentro de un mes, el próximo 8 de julio, vence el plazo otorgado por la Corte Electoral a la Comisión Nacional Pro Referéndum para entregar las firmas necesarias para celebrar un referéndum derogatorio de varios artículos de la Ley de Urgente Consideración, aprobada en 2020. Para alcanzar el referéndum, se precisan aproximadamente 675.000 firmas válidas, un 25% del padrón electoral. La llamada “vía larga” para convocar un referéndum es un recurso al que el Frente Amplio, en conjunto con  organizaciones sindicales y sociales, ha apelado varias veces en el ejercicio de la oposición, a veces mediante el llamado a un acto eleccionario voluntario y otras mediante una campaña de recolección de firmas (siempre necesitando el 25% de adhesiones respecto al padrón). La suerte que han corrido las iniciativas apoyadas por el FA ha sido dispar en cuanto a la consecución de las firmas (o votos) necesarios para la convocatoria del referéndum. No obstante, de cuatro oportunidades en que ese 25% fue logrado, en tres la ley en cuestión fue derogada (la excepción es el referéndum de 1989 contra la Ley de Caducidad). Esta es también la segunda vez que el Frente Amplio forma parte de una campaña que busca la derogación de artículos de una Ley de Urgente Consideración. Ya lo había hecho en 2001 bajo el gobierno de Jorge Batlle pero a través de una acto de adhesión electoral que alcanzó el 21%, 4 puntos menos de lo requerido para convocar al referéndum.

De acuerdo a nuestra encuesta nacional de opinión pública, el contexto de involucramiento e información ciudadana de la actual campaña es entre moderado y bajo. Sólo 18% declara estar muy informado de la misma, porcentaje que crece al 26% entre quienes votaron al Frente Amplio en la pasada elección presidencial, un hecho razonable tomando en cuenta que el FA apoya la iniciativa. Sin embargo, el principal factor asociado a las diferencias en información es el nivel educativo: mientras que entre las personas con ciclo básico  incompleto los “nada informados” llegan al 48%, entre quienes cuentan con estudios terciarios desciende al 13%.

En este escenario, el panorama respecto al resultado de la campaña es por demás incierto. Por un lado, la Comisión Pro Referéndum anunció el 10 de mayo pasado que había recolectadas 445.526 firmas, un 16% del padrón. Si bien no hubo pronunciamientos oficiales posteriores de la comisión, al cerrar mayo esta cifra habría crecido a cerca del 20% del padrón, según referentes consultados de dicha comisión. Nuestra encuesta, en tanto, marca un 22% que declara haber firmado. La discrepancia entre las firmas recolectadas según la comisión y el porcentaje que declara haber firmado en la encuesta puede deberse a varios factores, entre otros el margen de error estadístico de las proporciones de la encuesta.

Para que se alcancen las firmas, se precisa que entre un tercio y la mitad de los ciudadanos propensos a firmar finalmente lo hagan.

Según nuestra medición, un porcentaje importante no ha firmado pero tiene voluntad de hacerlo. Un 3% declaró que seguro firmará y otro 11% que probablemente lo haría. Esperablemente, hay una fuerte segmentación por electorados en la propensión a firmar: entre los votantes frenteamplistas de octubre 2019, 52% declara haber firmado y otro 25% se declara proclive a hacerlo. En cambio, sólo 3% de los electores multicolores manifestó haber firmado y un 9% adicional sostuvo que probablemente lo haría.

Cabe tener cautela en la proyección del comportamiento de estos ciudadanos afines a la campaña. Como nos enseñan las elecciones internas, hay una brecha importante entre las preferencias potenciales de las personas y su comportamiento efectivo. Estas encuestas siempre registran más propensión de ir a votar de la que efectivamente se comprueba durante la jornada electoral. Lo mismo factiblemente suceda con la campaña de firmas. Además, el escenario de emergencia sanitaria ha supuesto dificultades adicionales al proceso de recolección de firmas en la medida que la movilidad sigue por debajo del contexto pre-pandémico y varias actividades aún se hallan limitadas o suspendidas.

La pregunta clave es entonces qué porcentaje de quienes se manifiestan proclives a firmar finalmente lo harán. Dado que generalmente se precisan presentar más firmas que las necesarias (debido a que un porcentaje de las mismas se invalida por diferentes razones), lo más factible es que hoy se necesite convocar de un 5% a un 7% del electorado para convocar al referéndum. Esto significa que entre un tercio y la mitad de quienes hoy son proclives a firmar efectivamente deberían hacerlo en el transcurso de la recta final de la campaña. Dado que es incierto si esta proclividad se traducirá en un comportamiento efectivo, es difícil proyectar el resultado de la campaña. Lo que sí parece factible es que el resultado de la campaña sea ajustado para un lado u otro.

Si las firmas se alcanzaran y se celebrara el referéndum, la campaña comenzaría levemente favorable para la preservación de la LUC.

Nuestra encuesta también indagó sobre la propensión a votar a favor o en contra de la LUC en caso de alcanzarse las firmas y convocarse a un referéndum (cuya votación es obligatoria de acuerdo a la Constitución).

Cabe tener en cuenta que para que la derogación efectivamente se produzca, se precisa alcanzar la mayoría absoluta de votantes, es decir, más del 50% de los votos. Los votos en blanco o nulo en el referéndum cuentan por tanto a favor de la preservación de la ley en consideración.

En la actualidad, un 40% votaría en favor de derogar la LUC, un 38% para mantenerla y un 22% se encuentra indeciso. Igual que en relación a la propensión a firmar, hay una muy fuerte segmentación por electorados. Entre quienes votaron por el FA en la primera vuelta presidencial de 2019, más de 3 de cada 4 votarían por la derogación. A la inversa, un 61% de los electores a partidos de la Coalición Multicolor votarían por mantener la LUC y sólo un 15% votaría para derogarla. En el segmento de otros votantes de 2019, la división es en tercios parejos entre detractores, afines e indefinidos respecto a la ley.

De modo global, si las posiciones a favor o en contra de la LUC se mantuvieran firmes, esto significa que quienes aspiran a lograr la derogación de la LUC deberían lograr el voto de la mitad de los indefinidos para alcanzar su objetivo. Por el perfil de esta población, esto significaría una pequeña ventaja potencial para quienes apoyan la LUC en un eventual arranque de la campaña: el porcentaje de votantes de partidos de la CM es 28 puntos superior al de los frentistas dentro de los indecisos respecto a la votación un eventual referéndum contra la LUC (46% contra 18%).

En suma, tanto considerando la marcha de la campaña de firmas como una potencial línea de base rumbo a un referéndum, nos hallamos ante escenarios inciertos. Siendo la pregunta inmediata más relevante qué suerte correrá la recolección de firmas en este último mes campaña, la clave parece estar en el comportamiento final de ese 14% del electorado que no ha firmado pero que está inclinado a firmar.

 

*Ante cualquier consulta relativa a este informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores: info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.

*Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS / uy.press

Todas las temáticas

Lo más leído

Expectativas Sanitarias y Gestión de Gobierno

Opinión pública dividida entre aperturistas y restrictivitas de la movilidad. *Columna Director General de Opción Consultores – Soc. Agustín Bonino ¿Cómo...

Monitor de Opinión Pública: Campaña de firmas Referéndum LUC

Presentación El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a...

Monitor de Opinión Pública: Aprobación de Gobierno – Mayo 2021

Aprobación de Gobierno - Mayo 2021 El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo...

Noticias relacionadas