Monitor de Opinión Pública: Aprobación de Gobierno – Mayo 2021

Aprobación de Gobierno – Mayo 2021

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información presentada en este informe proviene de una encuesta de telefonía celular a personas mayores de 18 años residentes en todo el país.

La medición fue realizada entre el  13/5/2021 y el 20/5/2021 sobre la base de un muestreo aleatorio a números rango de telefonía celular. La muestra es de 824 casos y el margen de error máximo para las proporciones del total de la muestra es de +/-3.5% para un nivel de confianza del 95%. La pregunta sobre motivos de aprobación de gestión se realizó a los primeros 400 casos encuestados.

Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo, región, edad, sexo y voto en las elecciones presidenciales de 2019. El Monitor de Opinión Pública es contratado por Montecarlo Televisión, agrupaciones políticas y organizaciones del sector público y privado.

Este informe se presentó como primicia en Todas las voces, Canal 4.

Resultados

 

Serie histórica de aprobación de gobierno (2020-2021)

 

Motivos de aprobación de gobierno – mayo 2021

 

Aprobación de gestión según voto anterior (octubre 2019)

 

Aprobación de gestión sanitaria (2020-2021)

 

Aprobación de gestión sanitaria según voto anterior (febrero y mayo 2021)

 

Análisis

55% de los uruguayos aprueba la gestión del gobierno nacional. Leve incremento respecto a medición de febrero.

Nuestro Monitor de Opinión Pública de mayo arroja que un 24% de la ciudadanía sostiene que la gestión del actual gobierno presidido por Luis Lacalle Pou es “muy buena” y otro 31% la denomina “buena”, conformándose una aprobación del 55%. En tanto, 1 de cada 4 uruguayos califica a la gestión como “ni buena ni mala” y casi 1 de cada 5 la evalúa en forma negativa al considerarla “mala” o “muy mala”. Los guarismos de mayo son inferiores a todos los registrados durante 2020 pero se observa un incremento de 3 puntos respecto a la medición de febrero. Dado que se trata de un incremento leve y comprendido dentro del margen de error muestral, esta variación de uno a otro trimestre puede deberse tanto a fluctuaciones estadísticas como a un cambio real en la visión de la opinión pública uruguaya. En cualquier caso, se concluye que luego de quince meses de gestión, continúa un escenario de posicionamiento favorable para el oficialismo, con una brecha positiva de aprobación de gestión 37 puntos porcentuales. Observar una importante brecha de opinión a favor del gobierno puede resultar sorprendente teniendo en cuenta el contexto desafiante que atraviesa el país. Generalmente, los gobiernos suelen perder una parte importante de su capital político cuando los indicadores objetivos de las principales preocupaciones ciudadanas se comportan en forma negativa. Además, este trimestre sumó al contexto recesivo un fuerte agravamiento de la situación sanitaria (un fenómeno que impactó en la aprobación de gestión sanitaria pero no en la aprobación general). Sin embargo, la mayoría de la ciudadanía sigue atribuyendo las causas de los principales problemas que atraviesa el país a factores ajenos a la capacidad de maniobra del gobierno y (como veremos enseguida) un porcentaje relevante de quienes aprueban al gobierno destaca su manejo de la crisis económica y sanitaria a pesar de reconocer el carácter crítico del contexto atravesado.

La aprobación entre electores multicolores es 65 puntos superior a la existente entre los frentistas (85% a 20%)

El 55% que aprueba la gestión es casi idéntico al 54% de electores por partidos de la coalición multicolor en las elecciones presidenciales de octubre 2019. No es casualidad: efectivamente la mayoría de quienes aprueban la gestión presidencial son electores multicolores. Esperablemente, la identidad partidaria y de bloque continúa incidiendo fuertemente sobre cómo los uruguayos decodifican el contexto desafiante que atraviesa el país y cuánto adjudican la responsabilidad al gobierno o a factores alternativos. Con todo, la correspondencia entre voto anterior y aprobación de gestión se topa con algunos matices. Dentro del electorado multicolor, hay un 15% que no aprueba la gestión, dividido entre un 13% que sostiene una evaluación neutra y otro 2% que la desaprueba. En tanto, un 20% de los frentistas aprueba la gestión y otro 36% sostiene una valoración neutra. Que casi 6 de cada 10 no desapruebe abiertamente la gestión contribuye a entender la magnitud de la brecha de aprobación positiva del gobierno.

El manejo de la pandemia y la gestión de crisis destacan como motivos de aprobación y la crítica al enfoque socioeconómico como motivos de desaprobación.

Cuando indagamos sobre los motivos que los uruguayos sostienen para evaluar la gestión en forma favorable, desfavorable o neutra, se observa primeramente que, dentro de quienes aprueban la labor del gobierno predominan tres grandes conjuntos de ciudadanos: los que remarcan estar de acuerdo con todas o la mayoría las medidas y con el rumbo tomado hasta ahora; quienes expresan satisfacción con la gestión de la pandemia (lo que incluye pero no necesariamente se agota en la dimensión sanitaria) y quienes apoyan la gestión por entender que ha respondido adecuadamente a un contexto de crisis socioeconómica y sanitaria. Por lo que se observa, un segmento no menor de quienes apoyan la gestión otorga una carta de crédito al gobierno reconociendo al mismo tiempo el contexto predominantemente desfavorable por el que atraviesa el país. Hay también un porcentaje relevante (5%) que destaca los atributos de liderazgo presidencial al fundamentar los motivos de su visión favorable.

Entre quienes desaprueban la gestión, el principal motivo brindado es el desacuerdo con el enfoque socioeconómico adoptado, fundamentalmente por considerarlo regresivo para la mayoría de la población y por contribuir al agravamiento de problemas estructurales como el desempleo o la pobreza. Se trata de una continuidad respecto a mediciones anteriores y emparentada con el perfil predominantemente frentista de quienes desaprueban la gestión (recordar que la crítica a las medidas económicas gubernamentales ha sido marcada en reiteradas oportunidades por la dirigencia opositora). Otros motivos de desaprobación importantes son el desacuerdo con el enfoque general de gestión, la responsabilización del gobierno por el agravamiento de los indicadores sanitarios y el desacuerdo con el estilo de liderazgo del presidente.

Por último, entre quienes califican a la gestión como “ni buena ni mala”, se destacan quienes argumentan que el gobierno tiene un saldo mixto (acuerdo con algunas medidas y desacuerdo con otras) y quienes sostienen que es difícil evaluarlo aún, sea porque el país sigue transitando un contexto excepcional (pandemia) o porque aún es demasiado temprano para realizar un balance. Además, hay un 7% que se encuentra más cercano a la desaprobación que a la aprobación aunque no califique abiertamente la gestión como “mala” o “muy mala” y un 2% que, al indagarse sobre sus motivos de aprobación neutra, tiende a brindar una visión cercana a la aprobación.

Debido a un cambio al interior del electorado frentista, la aprobación de la gestión sanitaria cae 10 puntos respecto a febrero, manteniéndose sin embargo como el área de gestión mejor evaluada

A partir de mazo se observa en el país un agravamiento de la situación sanitaria a raíz de la pandemia, con un incremento apreciable de los contagios, hospitalizaciones y decesos por COVID-19. Esto ha ocurrido a pesar de un fuerte progreso de la campaña de vacunación. Habiendo sido el principal tema de la agenda pública en estos últimos meses, resulta interesante observar que el agravamiento sanitario no impactó a la baja en la visión general del gobierno. Sin embargo, sí se observa una caída apreciable en la aprobación de la gestión sanitaria respecto a febrero (desde 72% a 62%). Pese a este cambio, la gestión sanitaria se mantiene como el área mejor evaluada del gobierno aunque ya mucho más cerca de los guarismos de aprobación general respecto a meses anteriores.

¿Cómo explicar que la caída en la aprobación sanitaria no haya tenido impactos en la aprobación de la gestión general en un contexto donde el coronavirus se posiciona como el principal problema del país? Al observarse la evolución de la aprobación sanitaria por electorados aparecen pistas relevantes para responder esta pregunta clave.

Mientras la aprobación sanitaria entre los votantes multicolores se mantiene incambiada respecto al trimestre previo, entre los frentistas se registra una caída de 18 puntos en la aprobación y un incremento de 15 puntos en la desaprobación. Por primera vez desde la llegada de la pandemia, entre los frentistas no hay saldo positivo de aprobación de la gestión sanitaria. Por tanto, probablemente estamos asistiendo a un cambio al interior de un segmento particular de la ciudadanía: frentistas que antes aprobaban la gestión sanitaria sin aprobar la gestión en general pero que ahora tampoco aprueban la dimensión sanitaria. Siendo así, el cambio al interior de este segmento impacta en los guarismos de aprobación sanitaria pero no altera las tendencias de aprobación general.

Esta tendencia es consistente con las señales que han enviado las respectivas dirigencias políticas en estos últimos meses y que marcan una creciente polarización del discurso en torno a la gestión de la pandemia. Mientras al interior de la oposición se evidencia un claro endurecimiento de la crítica a la gestión sanitaria y un reclamo frontal hacia la implementación de mayores medidas de restricción de la movilidad, desde la dirigencia de la Coalición Mulitcolor ha prevalecido la defensa y el apoyo al enfoque del gobierno.

Así, la evaluación de la gestión sanitaria, que en 2020 fue predominantemente un área de consenso entre los dos grandes bloques de electores, hoy se topa con un ensanchamiento apreciable de la brecha de aprobación según pertenencia a uno u otro bloque. Como salvedad, ambos bloques han mantenido un fuerte apoyo a la campaña de vacunación en curso, lo que ha permitido un fuerte avance del porcentaje de población vacunada sin importar las preferencias ideológicas o partidarias.

*Ante cualquier consulta relativa a este informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores: info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.

*Imagen: Presidencia de la República.

Todas las temáticas

Lo más leído

Monitor de Opinión Pública: Preferencias Partidarias

Presentación El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a...

Expectativas Sanitarias y Gestión de Gobierno

Opinión pública dividida entre aperturistas y restrictivitas de la movilidad. *Columna Director General de Opción Consultores – Soc. Agustín Bonino ¿Cómo...

Monitor de Opinión Pública: Campaña de firmas Referéndum LUC

Presentación El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a...

Noticias relacionadas