Monitor OP

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 800 sujetos mayores de 16 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 3/4/2017 y el 18/4/2017 sobre la base de un muestreo aleatorio estratificado proporcional con cuotas de sexo y edad. El margen de error muestral es de +-3.5% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

Los informes son presentados como primicia en los informativos de Telenoche 4.

Resultados

Gráfico 1:  Aprobación/Desaprobación de Piropos en la Calle

Imagen1

 Gráfico 2 : Aprobación de Piropos en la Calle Según Sexo.

Imagen2Gráfico 3: Aprobación de Piropos en la Calle Según Región.

Imagen3

Gráfico 4: Aprobación de Piropos en la Calle Según Edad.

Imagen4Análisis

Con la consolidación de las organizaciones feministas en Uruguay y una multiplicidad de cambios en las relaciones de género, los piropos a personas desconocidas en la vía pública (que en su abrumadora mayoría ocurren de parte de varones hacia mujeres) han sido objeto de debate en la ciudadanía, principalmente en referencia a si constituyen o no una forma de acoso sexual. En este contexto, Opción Consultores decidió preguntar a la ciudadanía uruguaya si los piropos en la calle por parte de varones a mujeres desconocidas son una buena o una mala costumbre.

Los datos marcan una fuerte desaprobación hacia dicha clase de piropos: 63% lo considera una mala costumbre frente a un minoritario 9% que lo define como una buena costumbre. Un 19% en tanto respondió “depende”. Probablemente este segmento apruebe o desapruebe los piropos en la vía pública según su contenido y el lenguaje específico utilizado. Otro 7% declaró que dicha costumbre no es ni buena ni mala (estas dos opciones no fueron explícitamente brindadas) y un 3% no contestó la pregunta.

La tendencia hallada es particularmente destacable teniendo en cuenta que la palabra “piropo” tiene originalmente una connotación positiva en tanto “halago” o “cortejo”. Sin embargo, al asociarlo con la vía pública y el abordaje de hombres a mujeres sin vínculo previo, el piropo pasa a ser conceptualizado como una costumbre indeseable por una clara mayoría.

Dado que en las situaciones de abordaje callejero las mujeres son abrumadoramente quienes reciben piropos y los hombres quienes los formulan, resulta necesario conocer cómo se posicionan ambos sexos frente a dicha práctica social. Nuestros datos marcan una muy leve diferencia entre varones y mujeres, siendo estas últimas aquellas con mayor índice de desaprobación del piropo, diferencia de tres puntos porcentuales (64% versus 61%).

Otro hallazgo muy significativo es la contundente desaprobación de los piropos en los sectores más jóvenes de la ciudadanía (83%), porcentaje mucho mayor al encontrado en los sectores de mediana edad (58%) y aún más respecto al hallado en las personas mayores de 60 años (50%). En las mujeres, la diferencia por edad es todavía más acentuada. Para entender esta dinámica generacional, probablemente operan dos factores interrelacionados.

Por un lado, estos datos son consistentes con un cambio cultural generacional respecto a las relaciones de género, incluyendo el campo de los vínculos con fines eróticos y sexuales. Por otro lado, es posible que los jóvenes experimenten (en el caso de las mujeres) o presencien (en el caso de los varones) piropos más agresivos y ofensivos, aumentando así sus niveles de rechazo hacia dicha costumbre. Esto sería consistente con la “Encuesta Nacional de Violencia Basada en Género y Generaciones” de 2013, donde a mayor juventud se observa mucha mayor propensión por parte de las mujeres a reportar haber sufrido violencia de género en espacios públicos (siendo la violencia sexual verbal la predominante)

Resulta también relevante indagar la relación entre región de residencia y opinión sobre piropos dado que existen algunas evidencias en torno a un mayor tradicionalismo cultural de género en el interior del país. Sin embargo, son justamente las personas residentes en el interior quienes expresan una desaprobación más fuerte de dicha costumbre, 66% frente a 57% de los montevideanos. A juzgar por análisis complementarios, buena parte de esta diferencia se explica por la mayor proporción de adultos mayores en Montevideo (aquellos donde la desaprobación de los piropos es más baja). Además, aunque puedan existir algunas diferencias en el nivel de tradicionalismo cultural entre Montevideo y el interior, no existe evidencia de que el interior sea más propenso a la práctica del piropo en vía pública sino que sucede a la inversa (consultar por ejemplo la mencionada encuesta de Género y Generaciones).

Nuestro análisis no encontró una correlación relevante entre apoyo a las ideas feministas y rechazo a los piropos. Aunque varias organizaciones feministas han sido decisivas para generar un fuerte debate público en torno a los piropos callejeros, la ciudadanía aprueba o desaprueba tales piropos independientemente de su sintonía con el feminismo. La afinidad con las ideas o propuestas feministas sí se relaciona fuertemente con otras dimensiones de género tal como veremos en futuros informes.

Dado que es más bien incipiente la investigación uruguaya en opinión pública sobre las múltiples formas de abordaje sexual y relaciones de género en la vía pública (la pregunta aquí presentada de hecho se aplica por primera vez en nuestro país), es recomendable a futuro continuar esta línea de investigación con nuevos instrumentos de relevamiento.