Aprobación de Gestión Económica – Noviembre 2021

El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya. La encuesta, contratada por múltiples clientes, tiene las siguientes características:

Tipo de encuesta: Telefónica mediante sistema CATI y ejecución a cargo del Call Center de Opción Consultores.

Fecha de realización: 29 de octubre al 8 de noviembre.

Universo de interés: Población mayor de 18 años residente en Uruguay.

Muestra: 800 casos.

Marco muestral: Números rango de todas las compañías de telefonía móvil del país (incluye todos los números con prefijos desde el 091 al 099). Según la ECH 2019, 90% de la población uruguaya mayor de 18 años cuenta con teléfono celular.

Muestreo: Aleatorio simple.

Ponderación: Como en toda encuesta, los datos de la muestra son ponderados para el cálculo de los distintos indicadores del estudio. En el caso del Monitor de Opinión Pública, los ponderadores son calculados mediante la técnica de calibración conocida como post-estratificación incompleta (rake). Las variables utilizadas para la calibración son: nivel educativo, tramos de edad, género, región de residencia y voto anterior.  Dichas variables son utilizadas para reducir posibles sesgos de cobertura y no respuesta (existentes en toda encuesta) al estimar las proporciones de las variables de interés.

Margen de error: En el caso de las proporciones de las variables de interés de este informe, el margen de error máximo es de +/-4.1% para un nivel de confianza del 95% y se calcula teniendo en cuenta el diseño muestral y la metodología de ponderación implementada.

Análisis

37% de los uruguayos aprueba la gestión económica del gobierno. El saldo de aprobación es de 8 puntos en un contexto de predominante estabilidad.

El segundo semestre de 2021 ha consolidado un clima de opinión pública pospandémico, en el que las demandas y expectativas económicas desplazaron definitivamente a las preocupaciones sanitarias vinculadas a la crisis del COVID-19. Temáticas como el desempleo, los salarios, las tarifas y la pobreza predominan entre las principales preocupaciones país y se encaminan a tener un peso creciente en la relación entre la ciudadanía y el gobierno. En este contexto, resulta relevante conocer cómo evalúan los uruguayos la gestión económica del gobierno nacional. Según nuestro Monitor de Opinión Pública de noviembre, el gobierno cierra el año con una brecha levemente positiva en la materia, con un 37% que aprueba la gestión y un 28% que la desaprueba, conformando una brecha positiva de aprobación de 9 puntos. Hay, en tanto, un 32% que cataloga a la gestión como “ni buena ni mala”.

Observando la serie histórica, se comprueba una doble trayectoria. Respecto a 2020, los porcentajes de aprobación de gestión económica han sido menores  en todos los trimestres de 2021, una tendencia similar a lo sucedido con la aprobación de gobierno. Podría decirse que, igual que sucediera con la gestión general, la aprobación económica viene comportándose como sucede habitualmente: con un techo registrado en el período de “luna de miel”. Por otro lado, la tendencia de 2021 ha sido predominantemente estable, con un pico de aprobación registrado en el segundo trimestre y con tres trimestres en el entorno del 36-37% de aprobación. En la mirada comparativa con otras gestiones, los pisos y techos evaluativos de la actual gestión económica son claramente superiores a los de la gestión previa del Dr. Tabaré Vázquez. La desaprobación, en tanto, se ha comportado en forma algo distinta. Se mantuvo hasta mediados de 2021 en el entorno del 23-25%, posteriormente tuvo un fuerte incremento en el tercer trimestre (llegando al 33%) y en este último trimestre cede 4 puntos. Es interesante observar que el mayor crecimiento de la desaprobación (y la menor brecha positiva de aprobación) ocurren en el tercer trimestre del año, coincidente con el incremento de las tarifas de combustibles. Según evidencia adicional, este incremento se situó como uno de los principales motivos de desaprobación entre quienes no sintonizan con la gestión gubernamental.

Esperablemente, la gestión económica del gobierno divide fuertemente a los electorados oficialista y opositor. El porcentaje que aprueba la gestión económica es cerca de 6 veces superior entre los votantes de partidos de la Coalición Multicolor que entre los frenteamplistas (61% a 11%). A la inversa, los frenteamplistas que califican como mala o muy mala la gestión económica sextuplican a los multicolores (57% contra 9%). En tanto, en el segmento de otros votantes (que nuclea a quienes votaron en blanco o anulado, electores de partidos no alineados y casos sin información sobre su voto), hay una tendencia similar a la de la media de aprobación de gestión económica, con un 33% que aprueba y un 27% que desaprueba la labor del gobierno.

Como es sabido, la economía uruguaya transita por un período de creciente recuperación, tras una fuerte caída del producto en 2020, sin llegarse aún a los niveles prepandemia. Esta situación afecta la mirada ciudadana, pues solo un minoritario 27% sostiene que la situación económica del país es buena o muy buena. En contextos económicos predominantemente adversos, las ciudadanías suelen ser “resultadistas” y quitar crédito a la gestión de los gobiernos de turno. En este sentido, es una pregunta relevante conocer porqué, a pesar de los importantes problemas económicos atravesados por el país desde la asunción del actual gobierno, éste ha logrado preservar una brecha evaluativa favorable. Para intentar responderla, nuestro Monitor de Opinión Pública registra en forma continua la opinión ciudadana sobre el principal factor responsable de los problemas económicos que atraviesa el país. Para la mitad de los uruguayos, estos problemas se deben principalmente a los efectos económicos mundiales de la crisis sanitaria. En tanto, un 22% responsabiliza fundamentalmente al gobierno anterior y un 19% al actual gobierno. Son tendencias similares a las de trimestres previos. Por tanto, se concluye que, a pesar de que los uruguayos mantienen un diagnóstico negativo sobre la situación actual de la economía, siguen en su clara mayoría atribuyendo la responsabilidad a causas ajenas a la actual gestión. En un contexto de creciente normalización sanitaria y de mayor lejanía con el gobierno anterior, esta situación puede verse alterada, por lo cual factiblemente se alinearán en mayor medida la percepción de la situación económica (impactada a su vez por el comportamiento de los indicadores objetivos) con la evaluación de la gestión económica gubernamental.

Otra conclusión relevante es que los niveles de evaluación favorable de gestión económica del actual gobierno son claramente inferiores a sus guarismos de aprobación general. En la actualidad, hay una diferencia de 14 puntos entre ambos tipos de aprobación (51% contra 37%). Por tanto, aunque la ciudadanía no atribuye mayoritariamente responsabilidad al gobierno por los problemas económicos que atraviesa el país, es menos entusiasta al evaluar su gestión económica que al momento de realizar un juicio global sobre su labor. Este desacople entre evaluación de gestión general y de gestión económica es una novedad del actual ciclo. Si observamos la evolución de ambas dimensiones durante la segunda gestión de Tabaré Vázquez, se comprueba que fueron muy similares los niveles de satisfacción con la gestión general y con la gestión económica (salvo al final del período donde factores no económicos como la salud del presidente y su desempeño durante la transición impulsaron un incremento de la aprobación general). En el actual ciclo, en cambio, ha sido consistente la brecha entre ambas dimensiones, aspecto que probablemente se halle relacionado al impacto adicional de la aprobación de la gestión sanitaria sobre la gestión general. Esto significa, en otras palabras, que existe un segmento relevante de la ciudadanía que, sin aprobar la gestión económica del gobierno, le otorga globalmente una buena nota debido a una dimensión que cobró una importancia inesperada.  Un factor adicional que podría ayudar a explicar la brecha entre gestión económica y gestión general es la aprobación de gestión en seguridad pública, cuyos niveles de aprobación crecieron fuertemente en este ciclo de gobierno.

Pensando en el futuro si la pandemia continúa en retirada o con cifras muy controladas como en la actualidad, podría observarse una mayor convergencia entre aprobación de gestión económica y aprobación de gestión general, en la medida que la primera tendrá un impacto más decisivo sobre la segunda. Para el gobierno, esto significará una buena noticia si los indicadores económicos continúan en senda de franca recuperación y supondrá nuevos desafíos si se produce un enlentecimiento de la misma. Todo ello, a su vez, puede tener consecuencias relevantes sobre el referéndum sobre la LUC dado que, como ya se ha expuesto en anteriores informes, la relación general entre ciudadanía y gobierno al momento de la votación, será una de las claves del resultado de la contienda.

Todas las temáticas

Lo más leído

Aprobación de Gestión Económica – Noviembre 2021

El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de...

Aprobación de Gobierno – Noviembre 2021

El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de...

Intención de Voto: Referéndum LUC – Noviembre 2021

El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de...

Noticias relacionadas