Intención de Voto – Encuesta Junio 2019

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 1605 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 20/6/2019 y el 26/6/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular. El margen de error muestral es de +/-2.4% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

Los informes son presentados como primicia en los informativos de Telenoche 4.

 

Resultados

Análisis

El Partido Nacional mantuvo leve liderazgo ante el FA en intención de voto en Junio.

Pocos días antes de celebrarse las elecciones internas, Opción registró la intención de voto partidaria de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias de octubre. La “foto” arroja un leve liderazgo del Partido Nacional, que alcanzó el 32%. En tanto, el Frente Amplió se ubicó a 5 puntos con 27% de las adhesiones. Hay, posteriormente, otros dos partidos que si las elecciones fueran el próximo domingo estarían alcanzando representación parlamentaria en ambas cámaras: el Partido Colorado, por el cual se inclinó un 10% de los encuestados y el novel partido Cabildo Abierto que marcó un 5%. En otro escalón, en tanto, se encuentran cuatro partidos que hoy alcanzarían representación en la cámara de diputados, todos ellos con guarismos cercanos al 1%: Partido Independiente, Partido de la Gente, Unidad Popular y el PERI. Se repite así un escenario tentativo parlamentario con posibilidades para ocho partidos políticos diferentes, hecho que constituiría una gran novedad de cristalizarse en las urnas. Este panorama general, además, está caracterizado por un 18% de indecisos y otro 5% que votaría blanco anulado, lo que abre posibilidades importantes de cambio respecto al mapa actual de correlación de fuerzas entre los diferentes partidos y bloques (oposición versus oficialismo).

Para una mejor interpretación de las tendencias, es importante observar el actual escenario con miradas históricas de diferente alcance. Por ejemplo, al remitirse a la evolución de los partidos en los últimos meses, se concluye que en el tramo final de la campaña de cara a las elecciones internas, el PN mejoró levemente su intención de voto de cara a octubre (creció 2 puntos en mayo y otros 2 puntos en junio) en tanto el FA se mantuvo muy estable. Una de las posibilidades explicativas de  esta mejora del PN podría ser la alta intensidad y visibilidad que tuvo su elección interna y la oferta de candidaturas presentada. En estos últimos meses, también se aprecia una caída del Partido Colorado (especialmente entre marzo y mayo), que coincide con el surgimiento de Cabildo Abierto. A juzgar por la votación en las elecciones internas y por los perfiles de los electorados de ambas fuerzas (especialmente del ala sanguinettista del PC), es factible que haya existido una transferencia de intención de voto desde una a otra fuerza política.

Finalmente, el Partido Independiente y el Partido de la Gente tuvieron a lo largo de los últimos meses un panorama predominantemente adverso y registran hoy una intención de voto significativamente menor a la presentada en 2018. Aquí seguramente entran en juego diversos factores explicativos. De un lado, ambas fuerzas políticas atravesaron crisis internas, el PI a raíz de la disolución de su alianza electoral con Navegantes y UNIR y el PG por la pérdida de varios dirigentes hacia otros partidos (el caso más notorio es el del ex Fiscal Gustavo Zubía). Asimismo, ambos partidos presentaron candidaturas únicas en las elecciones internas lo que probablemente afectó su visibilidad en el tramo más intenso de la campaña (esto cabe especialmente para el PI que no realizó una movilización significativa de cara a dicha instancia). Finalmente, ambos partidos podrían haber sido afectados por la consolidación de agrupaciones o candidaturas con fortalezas competitivas en electorados similares (por ejemplo, el perfil mayoritario del electorado de Cabildo Abierto tiene varias similitudes con el de los simpatizantes del Partido de la Gente).

En una mirada de mediano plazo, que abarca los últimos tres años, se constata que la paridad en torno al liderazgo que sostienen el PN y FA es una constante del actual ciclo electoral. La única diferencia en esta situación de paridad competitiva es que el PN ha alcanzado o superado más veces que el FA la barrera de los 30 puntos de intención de voto, lo que permite concluir que la foto actual de leve liderazgo del PN sobre el FA es consistente con esta mirada de mediano plazo (de hecho, la última vez que el FA superó los 30 puntos fue en setiembre de 2017). De igual modo, el Partido Colorado se ha mantenido siempre en el tercer lugar de las preferencias durante  este ciclo electoral, a apreciable distancia tanto del FA como del PN. Finalmente, la serie histórica 2016-2019 exhibe que cerca de 1 de cada 10 uruguayos estaría volcándose por otros partidos, todos ellos partidos “jóvenes” (el más antiguo de ellos, el PI, competirá por cuarta vez en una elección nacional). Lo que ha ido variando ha sido la distribución interna de las preferencias hacia este grupo de partidos, teniendo el PI y el PG un claro liderazgo entre 2016 y 2018 mientras que desde abril 2019 en adelante es Cabildo Abierto quien capta la mayor parte de estos votos.

Por último, cabe referirse a una mirada que compara la situación electoral partidaria con aquella existente hace cinco años, es decir, a una misma distancia con la elección nacional de primera vuelta. Al respecto, la conclusión más evidente sigue siendo la menor intención de voto del FA respecto a 2014. Hoy, el actual partido de gobierno cuenta con 10 puntos menos de intención de voto que hace 5 años, lo que naturalmente torna mucho más incierta la definición en este ciclo electoral. A la inversa, el crecimiento más importante es el que representa el conjunto de otros partidos, que sumados alcanzaban el 3% de intención de voto en 2014 y que hoy registran un 10%. En tanto, el Partido Nacional se encuentra 4 puntos más arriba de su intención de voto respecto a 2014, el Partido Colorado 2 puntos por debajo y hay en la actualidad 3 puntos más de indecisos que hace cinco años.

Al considerar el escenario por candidato y partido, se mantiene distancia de PN sobre FA y crecen resto de los partidos

La presente encuesta se desarrolló en un punto muy avanzado de la campaña rumbo a las elecciones internas, donde algunos precandidatos se perfilaban como probables ganadores. Por esta razón, se aplicó una pregunta adicional con un escenario simulado de candidatos presidenciales, justamente trabajando con la lista de candidatos que se conformó tras las elecciones internas. Esta pregunta (donde se leyó explícitamente el nombre de los candidatos presidenciales y sus respectivos partidos) arroja resultados bastante similares respecto a la pregunta de intención de voto partidaria. En especial, así como el PN obtiene 5 puntos de ventaja sobre el FA, Luis Lacalle Pou sostiene 5 puntos de ventaja sobre Daniel Martínez. Asimismo, el ordenamiento de los principales partidos no cambia sustancialmente al poner nombre a las candidaturas presidenciales.

El cambio más importante se encuentra en el leve decrecimiento del PN, el FA y los indecisos. Todos estos segmentos caen 2 puntos en la pregunta por candidato y, a la inversa, hay una mejora de la intención de voto de otros partidos cuando se nombran explícitamente sus candidatos presidenciales.

Es así que al mencionar la candidatura de Ernesto Talvi, el PC crece 3 puntos mientras que Cabildo Abierto, el Partido Independiente y el Partido de la Gente crecen cada uno 1 punto cuando se nombran su candidatos (Manini Ríos, Mieres y Novick respectivamente). En el caso de estos partidos, tiene lógica que mejoren su intención de voto al nombrar explícitamente a sus candidatos en la medida que un segmento de la ciudadanía asocia más fuertemente su preferencia electoral al candidato de estas agrupaciones que al partido al que representan. Con estos resultados a la vista, si en nuestra próxima encuesta se repitiera esta tendencia, se abriría la posibilidad de un escenario parlamentario todavía más fraccionado que aquel descrito por la medición basada únicamente en intención de voto partidaria.

De cara a noviembre: El FA deberá “recuperar” un segmento significativo de los indecisos y el PN aglutinar exitosamente un bloque opositor más fragmentado

Pensando en las posibilidades de alcanzar el gobierno, el actual escenario sigue presentando algunas incógnitas centrales, aunque perfilando como el escenario más factible una segunda vuelta entre el Frente Amplio y Partido Nacional. En este marco, los 10 puntos menos del FA respecto a 5 años atrás le auguran un camino mucho más empinado. Es cierto, sin embargo, que en octubre de 2014 el FA votó 11 puntos más de su intención de voto en julio 2014 y que es posible que un fenómeno similar suceda en esta elección. Sin embargo, su piso electoral (que no ha bajado del 25% pero raramente alcanzado el 30%) es hoy significativamente más bajo y por tanto también lo es su techo de votación. La principal apuesta del FA, por tanto, debería ser la captación de un segmento significativo de los indecisos para llegar en condiciones competitivas al balotaje (sabiendo que el electorado opositor mayormente se inclinaría por el candidato rival).  En el caso del bloque opositor, claramente Luis Lacalle Pou se encuentra en situación ventajosa para disputar el balotaje respecto al resto de los candidatos. Además, conociendo que la mayor parte del electorado opositor sintoniza más con el PN que con el FA, esto lo posiciona con ventaja potencial ante el FA en la actualidad.

Por otro lado, aunque el PN luce más fortalecido competitivamente respecto a 2014 (tanto por su crecimiento como por el debilitamiento del FA), el escenario actual de fragmentación opositora le presenta un riesgo de cara a un eventual balotaje, en la medida que la convocatoria exitosa del electorado opositor depende en parte del apoyo explícito recibido por parte de los principales referentes opositores. Naturalmente, cuanto más fragmentada se encuentre la oposición (tanto en lo partidario como en lo discursivo) más trabajosa será la consecución de estos apoyos.

 

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.