Escenarios de Balotaje

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

 

Resultados

 

Análisis

Luis Lacalle Pou cuenta con 5 puntos de ventaja ante Daniel Martínez de cara al balotaje. La distancia se acorta 3 puntos frente a medición de setiembre.

Nuestra encuesta de opinión pública realizada en los primeros diez días de octubre marca como altamente factible un balotaje entre Daniel Martínez y Luis Lacalle Pou. De un lado, el Frente Amplio parece tener asegurado el primer lugar en la elección de octubre pero está lejos de la posibilidad de obtener mayoría absoluta y ganar la elección en primera vuelta. Como se recordará, el FA marca 38% de intención de voto con proyección de indecisos. A su vez, el Partido Nacional está en un firme segundo lugar, con una ventaja muy importante sobre los otros dos principales partidos de oposición. El PN tiene proyección de 29%, algo más del doble de intención de voto tanto respecto a Cabildo Abierto y el Partido Colorado, situación que lo coloca como rival casi seguro del FA en segunda vuelta.

En este muy probable balotaje, Lacalle Pou tiene hoy 5 puntos de ventaja más de intención de voto que Martínez, marcando 47% contra 42%. En tanto, un 7% votaría blanco o anulado y un 4% se manifiesta indeciso. El campo de la encuesta comenzó al día siguiente del debate que sostuvieran ambos candidatos por cadena nacional de televisión, aunque los efectos de este debate parecen haber sido marginales. El escenario presentado es consistente con la intención de voto en primera vuelta. Como hemos marcado anteriormente, una eventual votación del FA por debajo del 40% en octubre lo haría ingresar en desventaja a la elección de noviembre. Sin embargo, en el último cuatrimestre la brecha entre Lacalle Pou y Martínez se ha ido recortando. Observando las puntas de la serie histórica, la diferencia a favor de Lacalle Pou es hoy algo menos de la mitad de lo que era en julio. Una vez más, esta tendencia se corresponde con las preferencias electorales de octubre, donde se observa una progresiva mejora del FA para octubre a partir de la finalización de las elecciones internas.

Quizá la pregunta más importante que resta responder es qué sucederá en el tramo final de la campaña con el FA: si continuará creciendo y mejorando sus perspectivas para la segunda vuelta o si habrá encontrado su techo algo por debajo del 40%.

Al desglosar el escenario de balotaje según las preferencias electorales de primera vuelta, se siguen constatando tendencias similares a las de encuestas previas. Primero, la casi totalidad de votantes de Martínez y Lacalle Pou volverían a apoyarlos respectivamente en el balotaje. Segundo, la mayoría de votantes de los dos socios más factibles del Partido Nacional se volcarían por Lacalle Pou. Un idéntico 72% de los colorados y de votantes de Cabildo Abierto elegirían al candidato nacionalista. No obstante, Daniel Martínez sumaría 4 puntos adicionales a través de electores colorados o cabildeantes; lo votaría el 23% de los primeros y el 16% de los segundos. Finalmente, agrupando a los indefinidos de octubre  y votantes de otros partidos, se observa una gran paridad en las preferencias: 30% votaría por Martínez, 28% por Lacalle Pou y 42% se encuentran indecisos o votarían blanco o anulado. En conclusión, aunque Lacalle Pou tendría bastante más capacidad de captación de votos extrapartidarios que Martínez, el FA se nutriría de un porcentaje interesante de votos opositores de primera vuelta, igual que ha sucedido en previas ediciones de balotaje.

Las preferencias de cara a un balotaje pueden verse alteradas según los resultados de octubre. Por un lado, si la opinión pública visualiza que la primera vuelta deja saldado el resultado de la elección, podría incrementarse el voto en apoyo del candidato percibido como ganador (como signo de respaldo) o el voto en blanco o anulado (en la medida que decrecería el peso del llamado “voto útil”). Por otro lado, la composición del próximo parlamento también podría incidir en las preferencias ciudadanas para la segunda vuelta. Por ejemplo, podrían haber variaciones según la distribución exacta de fuerzas entre bloques, según quien quede posicionado como el socio principal del PN o según la correlación de fuerzas parlamentarias al interior del FA (predominio de los sectores más a la izquierda como MPP o PCU versus centro-izquierda como Progresistas o Asamblea Uruguay).

Por último, el mapa parlamentario de octubre podría alterar las preferencias de la opinión púbica según las posibilidades otorgadas al FA y PN de conformar acuerdos sólidos de gobierno con otros partidos. Al respecto, tanto el PN como el FA presentan fortalezas y debilidades. De un lado, el PN se encuentra más cercano que el FA a tejer acuerdos estables de gobierno con los principales partidos de oposición.

Sin embargo, todavía quedan incógnitas que develar sobre la naturaleza y extensión de los acuerdos dada la existencia de diferencias ideológicas y programáticas al interior del bloque (por ejemplo entre el ala talvista del PC y CA). El FA, por su lado, precisaría menos apoyos adicionales que el PN para realizar acuerdos parlamentarios estables. Sin embargo, el oficialismo no cuenta hoy con ningún socio factible que le pudiera asegurar mayoría parlamentaria. De hecho, las principales agrupaciones de oposición se han mostrado muy reacias a conformar una coalición con el FA. Así, el FA podría tener que gobernar buscando mayorías legislativas caso a caso, una modalidad de gobierno más trabajosa y compleja que la de coalición.

La ventaja de Lacalle Pou se basa la captación de un 15% de votantes de Tabaré Vázquez en el balotaje de 2014 mientras Martínez tiene importante ventaja entre los nuevos votantes.

El escenario de balotaje presentado es obviamente más adverso para el FA que la segunda vuelta de 2014, en la que Tabaré Vázquez obtuvo una cómoda victoria con el 53.5% de los votos emitidos y 56.5% de los votos válidos, partiendo de una primera vuelta con mayoría parlamentaria y 48% de apoyo para el Frente Amplio. Este escenario de balotaje más desafiante para el FA se explica por la pérdida de electores que votaron al FA en segunda vuelta en 2014, sin que exista una captación significativa de quienes votaron por Lacalle Pou en aquel entonces. Mientras el 94% de quienes apoyaron a Lacalle Pou en el balotaje de 2014 también lo apoyarían en la actualidad, votaría por Martínez el 75% de quienes entonces votaron por Vázquez. Inversamente, solo 2% de los votantes de Lacalle Pou en el balotaje de 2014 se inclinaría hoy por Martínez mientras que 15% de quienes apoyaron a Tabaré Vázquez sufragarían por Lacalle Pou.

La tendencia presentada coincide con la comparación entre los resultados de octubre 2014 y las perspectivas actuales para la primera vuelta, que apuntan a una importante pérdida de votación para el oficialismo. Sin embargo, el resultado de la elección es de muy alta incertidumbre pues el FA puede obtener el triunfo en el balotaje aún perdiendo algunos puntos respecto a la elección pasada (en un escenario reñido, el candidato ganador podría llegar a obtener el 48% o 49% de los votos emitidos).

Al mismo tiempo, el FA se ve favorecido por el proceso de recambio generacional del padrón electoral, pues Daniel Martínez se llevaría el 59% del apoyo de los nuevos votantes y Lacalle Pou solo obtendría el 35% de votación en este segmento etario. Esta tendencia no debe sorprender. La renovación generacional ha sido uno de los factores explicativos más importantes del crecimiento del FA desde 1989 a 2004 y del sostenimiento de su ventaja sobre el bloque opositor desde que accediera al gobierno hasta la actualidad. Aunque hay algunos signos de cierto declive relativo de esta ventaja generacional (ya anunciados en la elección de 2014), la misma sigue siendo contundente.

 

Ficha Metodológica

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 805 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el  2/10/2019 y el 9/10/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular. El margen de error muestral es de +/-3.5% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo, región, edad y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.