Aprobación de Gobierno – Junio 2022

 

Presentación y ficha técnica

El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya. La encuesta, contratada por múltiples clientes, tiene las siguientes características:

Tipo de encuesta: Telefónica mediante sistema CATI y ejecución a cargo del Call Center de Opción Consultores.

Fecha de realización: 23 de mayo al 1º de junio.

Universo de interés: Población mayor de 18 años residente en Uruguay.

Muestra: 800 casos.

Marco muestral: Números rango de todas las compañías de telefonía móvil del país (números con prefijos desde el 091 al 099). Según la ECH 2019, 90% de la población uruguaya mayor de 18 años cuenta con teléfono celular.

Muestreo: Aleatorio simple.

Ponderación: Como en toda encuesta, los datos de la muestra son ponderados para el cálculo de los distintos indicadores del estudio. En el caso del Monitor de Opinión Pública, los ponderadores son calculados mediante la técnica de calibración conocida como post-estratificación incompleta (rake). Las variables utilizadas para la calibración son: nivel educativo, tramos de edad, género, región de residencia y voto anterior.  Dichas variables son utilizadas para reducir posibles sesgos de cobertura y no respuesta (existentes en toda encuesta) al estimar las proporciones de las variables de interés.

Margen de error: En el caso de las proporciones de las variables de interés de este informe, el margen de error máximo es de +/-3.7% para un nivel de confianza del 95% (para análisis de toda la muestra), estimado teniendo en cuenta el diseño muestral y la metodología de ponderación implementada.

Aprobación de gestión de gobierno – Mayo 2022

Serie Histórica de Aprobación al Gobierno (2020-2022)

Serie Histórica de Aprobación al Gobierno (2020-2022) – Electorado CM 

Serie Histórica de Aprobación al Gobierno (2020-2022) – Electorado FA

Análisis

Cumplidos 27 meses de gestión, el gobierno nacional registra un 46% de evaluación favorable y una brecha de aprobación de +17 puntos. Frente al trimestre previo, se registra una caída de 5 puntos de la aprobación y un incremento de 7 puntos de la desaprobación.

El gobierno encabezado por Luis Lacalle Pou cumplió ayer miércoles 1º de junio veintisiete meses de gestión, completando así un 45% del período comprendido entre el 1º de marzo de 2020 y el 1º de marzo de 2025. Si se observa la “foto” de nuestro más reciente Monitor de Opinión Pública, un 46% de los uruguayos apoya la gestión, dividido entre un 14% que la considera “muy buena” y otro 32% que la califica como “buena”. A la inversa, 3 de cada 10 uruguayos evalúa desfavorablemente la gestión, distribuidos parejamente entre un 15% que la cataloga como “mala” y otro 14% que la califica como “muy mala”. A su vez, un 22% de ciudadanos califica la labor del gobierno como “ni buena ni mala”. Considerados los segmentos que aprueban y desaprueban al gobierno, se registra un saldo de aprobación de +17 puntos.

En clave comparativa, hay varias miradas posibles y complementarias. Considerando la serie histórica de este período gubernamental (2020-2022), el gobierno se encuentra cerca de su piso de aprobación, registrado en el tercer trimestre de 2021. Además, hay una caída de 5 puntos respecto a los dos últimos trimestres, en los que el gobierno había alcanzado un 51% de evaluación favorable. En tanto, el 30% de desaprobación registrado en este trimestre es el guarismo más alto de la serie histórica. Por tanto, el actual trimestre es aquel de menor brecha positiva entre aprobación y desaprobación de gobierno.

Si nos remitimos a la comparación con la evaluación de gobiernos nacionales anteriores, la actual gestión continúa asemejándose a los ciclos de mejor posicionamiento relativo. Según la evidencia de opinión pública disponible, solo el primer gobierno de Tabaré Vázquez y la administración de José Mujica tenían a esta altura del ciclo de gestión, una brecha de aprobación positiva, tal como sucede con el actual gobierno liderado por el Presidente Lacalle Pou. Hay, por otra parte, una diferencia sustantiva entre los actuales guarismos con aquellos correspondientes a la segunda gestión Vázquez. De acuerdo a nuestro Monitor de Opinión Pública de junio de 2017 (es decir, también en un contexto de mitad de período), un 24% aprobaba la gestión del gobierno del Dr. Vázquez (22 puntos menos que la actual aprobación) y un 43% la desaprobaba (13 puntos más que los registros actuales).

Por último, si elegimos una comparación en clave regional, el gobierno continúa posicionándose favorablemente, en un contexto particularmente crítico para los oficialismos, independientemente de los signos ideológicos, los estilos de liderazgo y el período atravesado (primeros tiempos, mitad de período, cierre de ciclo). Según el informe más reciente de la organización Directorio Legislativo (período marzo-abril 2022), el grueso de los presidentes latinoamericanos cuenta con saldos negativos de aprobación. Y, en el caso de los presidentes sudamericanos en particular, la mayoría de ellos cuenta con saldos negativos superiores a los 20 puntos, como por ejemplo Jair Bolsonaro en Brasil (-23), Guillermo Lasso en Ecuador (-33), Alberto Fernández en Argentina (-35), y Pedro Castillo en Perú (-49).

En suma, el gobierno se enfrenta en la actualidad a un contexto más adverso que en los trimestres previos, cayendo su aprobación e incrementándose su desaprobación varios puntos. Entre otros aspectos contextuales, esta medición coincide con el fin de la emergencia sanitaria, un contexto de mayor inflación en relación a los parámetros nacionales de los últimos años y un crecimiento importante de la criminalidad, particularmente de los homicidios. Con la tendencia actual, la evaluación de  gobierno sigue comportándose en forma consistente a una trayectoria en “U”, con niveles máximos de aprobación al principio, caída posterior y recuperación en los últimos tiempos de gestión. Finalmente, el gobierno actual sigue entre los mejor posicionados dentro del conjunto de administraciones posteriores a la recuperación democrática, posicionándose como uno de los pocos con saldo positivo de aprobación al llegar a la mitad del período.

La caída de la aprobación respecto al trimestre previo se explica principalmente por un descenso entre el electorado oficialista. En tanto, el incremento de la desaprobación ocurre principalmente por cambios al interior del electorado frenteamplista.

Como viene observándose trimestre tras trimestre, la mirada sobre el gobierno está fuertemente condicionada por las simpatías y preferencias políticas de los uruguayos. Entre quienes votaron a partidos de la coalición gobernante en las últimas elecciones presidenciales de 2019, casi 8 de cada de 10 aprueba la labor gubernamental y menos de 1 de cada 20 la desaprueba.  Los registros son radicalmente diferentes al interior del electorado frenteamplista, en donde 6 de cada 10 ciudadanos desaprueba la gestión y donde 1 de cada 10 la aprueba. La medida sintética de los saldos de aprobación termina por ilustrar las fuertes diferencias entre ambos electorados: la brecha de aprobación del gobierno es de +75 puntos al interior de los votantes oficialistas y de -51 entre los frenteamplistas.

Se observa también una creciente bifurcación de los electorados. Mientras que el electorado oficialista ha sostenido invariablemente un amplio saldo de imagen positiva, entre los frenteamplistas ha ido creciendo sistemáticamente la desaprobación (que en la actual medición toca su máximo histórico) y cayendo a su vez la aprobación.

También cabe tomar nota del electorado no alineado, una minoría que seguramente será clave en el próximo ciclo electoral y en donde la evaluación retrospectiva de gestión puede cumplir un rol particularmente importante. En este caso, 36% aprueba la gestión, un 28% sostiene una evaluación neutra y otro 30% la desaprueba. Es decir, en consonancia con su status político no alineado, los guarismos se encuentran a medio camino entre la fuerte aprobación prevaleciente al interior del electorado oficialista y la contundente desaprobación que se registra entre los frenteamplistas.

Más allá de las diferencias entre estos electorados, este trimestre registra un hecho singular: la caída de la aprobación a nivel general se explica principalmente por cambios al interior del electorado oficialista mientras que el crecimiento de la desaprobación se debe a modificaciones entre electores frenteamplistas. Respecto al trimestre previo, la aprobación cae 6 puntos entre el electorado oficialista, pasando de 85% a 79%. Se altera sin embargo solamente un punto la desaprobación, que pasa del 3% al 4%. Entre los frenteamplistas, en cambio, sube la desaprobación 8 puntos, de 53% a 61%. De hecho, el actual registro de desaprobación entre los votantes opositores es el más alto en lo que va del actual ciclo de gobierno. Sin embargo, la aprobación sólo registra una variación de 1 punto, cayendo de 11% a 10%.

En suma, los datos sugieren un doble proceso ocurrido en este trimestre: un segmento del electorado oficialista que antes aprobaba al gobierno ahora pasó a tener una evaluación neutra y un segmento de electores frenteamplistas que sostenía previamente una evaluación neutra ahora pasa a desaprobar la gestión.

Todas las temáticas

Lo más leído

Principales Problemas del País – Junio 2022

  Presentación y ficha técnica El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública,...

Aprobación de Gobierno – Junio 2022

  Presentación y ficha técnica El Monitor de Opinión Pública de Opción Consultores presenta información de seguimiento de la opinión pública,...

Confianza económica en tiempos pre electorales

  La confianza económica de los consumidores juega un papel relevante en el humor social de cara al referéndum a...

Noticias relacionadas