Intención de Voto – Balotaje

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

 

Resultados

Pregunta Base: “¿A quién votará en el balotaje entre Luis Lacalle Pou y Daniel Martinez?»

Pregunta Adicional (Indecisos): “Aunque Ud. no tenga definido su voto, ¿quién sería un mejor presidente, Luis Lacalle Pou o Daniel Martinez?”

 

 

 

Análisis

A dos semanas del balotaje, Luis Lacalle Pou cuenta con 5 puntos de ventaja ante Daniel Martínez. La situación es de “ventaja abierta”.

La carrera por la presidencia entre Luis Lacalle Pou y Daniel Martínez entra en su tramo final con ventaja de 5 puntos para el candidato nacionalista, 47% a 42%. Hay en tanto un 6% de indecisos y un 5% de electores que votaría en blanco o anulado. El panorama descrito le otorga a Lacalle Pou una ventaja interesante pero no definitiva. Además, se repite el mismo dato divulgado por Opción en la primera quincena de octubre, cuando aún se hallaba pendiente conocer los resultados de la primera vuelta.  Esta coincidencia sugiere que el efecto global de los resultados de primera vuelta no alteró significativamente la estructura preexistente de preferencias electorales hacia el balotaje.

La brecha de 5 puntos a favor de Lacalle Pou es una ventaja importante dado el limitado número de indecisos y por la menor probabilidad de transferencia de votos entre candidatos en esta instancia en comparación a las otras rondas del sistema electoral uruguayo. El cambio de preferencias de un bloque al otro es aquel de mayor rigidez en la política uruguaya a pesar de haber crecido la volatilidad del electorado y descendido la identificación partidaria en las últimas décadas. Al mismo tiempo, el FA necesitaría un crecimiento significativo respecto a su resultado de primera vuelta para ganar el balotaje. Asumiendo un voto en blanco o nulo de 5%, el FA debería sumar casi 9 puntos más que en primera vuelta para pasar la línea de Luis Lacalle Pou. Este es un desafío importante para el FA pues en ninguno de los anteriores 3 balotajes alcanzó tal crecimiento y porque (como veremos) el grueso del electorado de las dos principales fuerzas opositoras que no participan del balotaje se vuelca hoy en favor de Lacalle Pou. Por último, las señales políticas a posteriori de la elección de octubre fortalecen la probabilidad del electorado opositor de volcarse en favor del candidato nacionalista en la medida que se ha conformado un acuerdo de coalición multicolor entre cinco partidos opositores, cuyos candidatos además se encuentran haciendo activa campaña en favor de Lacalle Pou. A la inversa, el Frente Amplio no ha logrado apoyos significativos de parte de agrupaciones políticas adicionales lo que le impone más dificultades de crecimiento.

Por otro lado, un conjunto de factores sigue tornando abierta la disputa por la presidencia. En primer lugar, cada votante que pasa de un candidato al otro tiene un efecto doble, al restar a uno de los contendientes y sumar al otro. Si hoy la diferencia hacia Lacalle Pou es de 5 puntos, un traspaso de 3 puntos de votantes desde Lacalle Pou hacia Martínez supondría una leve ventaja para el candidato frentista (hablamos de unos 72.000 votos aproximadamente). En segundo lugar, las distancias presentadas están sujetas al margen de error estadístico, lo que exige cautela en la medida que pueden ser algo mayores o menores en el total del electorado. En tercer lugar, ingresamos al tramo final y más intenso de la campaña, que seguramente estará nutrido diariamente de hechos políticos significativos. Este miércoles, por ejemplo, Lacalle Pou y Martínez participarán de un nuevo debate televisivo, el primero en la historia uruguaya de cara a una segunda vuelta. Dado que variaciones en unos pocos puntos podrían surtir un efecto considerable en las chances de los candidatos, el efecto de la campaña debe tomarse en cuenta como otro de los factores que dejan abierta la disputa. Finalmente, 32% de los votantes que participará en la segunda vuelta no eligió a Martínez ni a Lacalle Pou en primera vuelta. Si bien la mayoría de este segmento se volcará por Lacalle Pou (debido al peso de los electores del Partido Colorado y de Cabildo Abierto) queda pendiente por saber cuán desbalanceada estarán esas preferencias en favor del candidato nacionalista. Como expusiéramos anteriormente, Martínez precisaría captar cerca de 9 puntos de ese electorado externo (es decir, alrededor de un 28% del mismo) mientras que a la inversa Lacalle Pou necesitaría algo más de un 60% de esos electores para asegurar su triunfo (unos 20 puntos adicionales a su votación de octubre).

En la actualidad, el comportamiento del electorado externo explica la ventaja a favor de Lacalle Pou, fundamentalmente por la alta proporción de colorados y cabildeantes que lo  votarían. Entre los colorados, 84% votaría por Lacalle Pou y 8% por Martínez. Entre quienes sufragaron por Cabildo Abierto, 74% se inclina por el candidato blanco y 15% por el frentista. Martínez revierte parcialmente la desventaja entre los votantes a otros partidos (que conforman algo más del 5% del electorado), donde obtiene 40% de las preferencias contra 27% a favor de Lacalle Pou.

 

Al comparar la intención de voto al actual balotaje por la votación en segunda vuelta de 2014, Lacalle Pou estaría fidelizando la casi totalidad (96%) de sus votantes que lo apoyaran en dicha instancia. En cambio, Martínez se encuentra captando el 75% de los votantes a Tabaré Vázquez en 2014, mientras que un 16% votaría a Lacalle Pou, lo que implicaría un pasaje desde el oficialismo a la oposición de cerca de 190.000 votantes respecto a cinco años atrás. Igual que en primera vuelta, para el oficialismo el principal desafío pasa por mejorar su actual nivel de retención de votantes propios en el pasado balotaje.

Finalmente, el cruce de intención de voto por edad revela que Lacalle Pou obtiene su ventaja gracias a su posicionamiento en el sector de adultos mayores, donde cuenta con una brecha a su favor de 19 puntos ante Martínez (53% a 34%). En el tramo de adultos jóvenes, se observa en tanto leve ventaja de Martínez (3 puntos), mientras que sólo un punto separa a ambos candidatos en la población de edades intermedias. La relativa paridad entre Martínez y Lacalle Pou en los adultos jóvenes (con leve ventaja para el primero) es digna de destaque en la medida que en 2014 el Frente Amplio tuvo una amplia brecha a su favor en dicho segmento del electorado.

 

 

Ficha Metodológica

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 1.000 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el  4/11/2019 y el 8/11/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular. El margen de error muestral es de +/-3.1% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo, región, edad y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con diversos actores políticos.

 

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.