Intención de Voto  Final – Balotaje 2019

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

 

Resultados

Estimación con Proyección de Indecisos


Estimación con Proyección de Indecisos

Estimación con Proyección de Indecisos

 

Análisis

Ventaja consolidada de Luis Lacalle Pou ante Daniel Martínez de cara al balotaje del próximo domingo

La recta final de cara a la elección del próximo presidente de los uruguayos muestra una importante ventaja de Luis Lacalle Pou ante Daniel Martínez. Según nuestra estimación con proyección de indecisos, Lacalle Pou recogería el apoyo del 51% del electorado, superando por 7 puntos al candidato del oficialismo que obtendría un 44%. Un 5% votaría blanco o nulo lo que supondría, igual que en 2014, un leve crecimiento de este segmento respecto a la elección de octubre. La diferencia entre Lacalle Pou y Martínez se encuentra fuera del margen de error estadístico, que en este caso es de +/- 2.8% para ambos candidatos (para un nivel de confianza del 95%).

La tendencia de cara al balotaje en los dos últimos meses de campaña luce relativamente estable. Previo a la elección de octubre, Lacalle Pou contaba con 5 puntos de diferencia a su favor. Esta diferencia se mantuvo incambiada en la primera quincena de noviembre y se amplió en 1 punto en esta semana final. Al proyectar indecisos, la actual ventaja de Lacalle Pou trepa 1 punto más dado que hay un leve sesgo de los mismos en favor del candidato nacionalista. Del 7% de indecisos registrado en la actual medición, 4% se perfila hacia Lacalle Pou y 3% hacia Martínez. Tanto por la “foto” como por la “película”, el escenario electoral se inclina hacia la alternancia en el poder durante el próximo ciclo de gobierno. Para revertir la tendencia presentada, el oficialismo debería lograr un traspaso de votantes de 4 puntos desde Lacalle Pou a Martínez (dado que cada voto “vale doble”), lo que implicaría un cambio de preferencias aproximadamente de 100.000 votantes. Este es un objetivo de muy difícil alcance a pocas horas de la elección, sabiendo que las preferencias por bloques son históricamente de relativa rigidez y que tanto los resultados de octubre como la campaña de noviembre no alteraron significativamente el posicionamiento político de la ciudadanía.

Si las urnas confirmaran el escenario proyectado, el resultado sería bastante similar al del balotaje de 1999, luego de una primera vuelta que también arrojó una distribución muy similar a la actual en cuanto a votación por bloques. En aquel entonces, el candidato del partido fundacional (Jorge Batlle) superó por 8 puntos al candidato frentista (Tabaré Vázquez), 53% a 45%.

Una votación de Martínez en el entorno del 44% supondría otro eje de continuidad con anteriores balotajes, pues el oficialismo crecería 5 puntos, dentro del rango de crecimiento de primera a segunda vuelta que el FA ha tenido históricamente (entre 4 y 6 puntos). La tendencia presentada, por último marcaría un paralelismo importante con la primera vuelta: así como el FA perdió 9 puntos comparando octubre 2014 y octubre 2019 (pasó de 48% a 39%), también perdería 9 puntos respecto al balotaje 2014 (de 53% pasaría al proyectado 44%) .

Como salvedad, esta medición no abarca eventuales corrimientos de voto de último momento (es decir durante la veda y el mismo día de la elección). Tampoco sabemos cuál será la cifra final de votantes uruguayos provenientes desde el exterior, cuya intención de voto no está comprendida en nuestra encuesta. Sin embargo, en condiciones normales, ninguno de estos factores debería generar cambios radicales en la actual estructura de preferencias: el corrimiento de voto de último momento por bloques es menos probable que en otras instancias (ej: elecciones internas) y aún suponiendo una relativa alta afluencia de residentes en el exterior con marcado sesgo en favor de un candidato, el efecto no debería  superar el punto porcentual.

El liderazgo de Lacalle Pou se sostiene a partir de una alta captación de electores “externos”, una mayor fidelización de votantes de 2014 y una distancia muy amplia en el interior del país y en los adultos mayores.

La ventaja de Lacalle Pou sobre Daniel Martínez se asienta en una exitosa captación del electorado “externo”, es decir, aquel que sufragó por otros candidatos en la elección de octubre. Especialmente destacables son las tendencias de voto de los electores de los dos principales socios con que contaría Lacalle Pou en caso de ser elegido presidente. 85% de los colorados y 86% de los cabildeantes se inclinarían el próximo domingo por Lacalle Pou. Por efecto de apoyos colorados y cabildeantes, Lacalle Pou obtendría cerca de 20 puntos adicionales a los de sus votantes propios. En contraste, un 10% de colorados y 4% de cabildeantes sufragarían por Martínez, lo que aportaría al candidato frentista algo menos de 2 puntos. En el caso de los electores de Cabildo Abierto, los últimos días de campaña podrían haber fortalecido el sesgo hacia Lacalle Pou.

Martínez, por su lado, tiene supremacía dentro del electorado que sufragó por otros partidos en octubre, donde se encuentran dos socios de la eventual coalición multicolor (PI y PG) pero también tres partidos cuyos electorados están más cerca del Frente Amplio que del bloque multicolor (PERI, UP y PT).

Lacalle Pou también aventaja a Martínez en términos de fidelización de votantes de 2014. Mientras la casi totalidad de quienes votaron al candidato nacionalista en el balotaje de 2014 lo volverá a votar (98%), un 22% votó por Tabaré Vázquez en la segunda vuelta de 2014 pero votaría por Lacalle Pou en esta oportunidad. Si bien el ingreso de nuevos votantes al padrón favorece al Frente Amplio, este efecto generacional sería claramente insuficiente para contrarrestar tal éxodo de votantes desde el oficialismo a la oposición entre uno y otro balotaje. Tomando todos estos efectos en forma conjunta, Martínez obtendría cerca de 170.000 votos menos que los que recibiera Vázquez en el balotaje pasado, a pesar de ser mayor el padrón electoral en esta oportunidad.

El corte regional también es relevante para entender el posicionamiento diferencial de los candidatos. Nuestra proyección otorga 11 de puntos de ventaja para Martínez en Montevideo y Canelones, departamentos que juntos componen el 53% del electorado. Se trata de una ventaja consistente con el resultado de primera vuelta, pues es en estos dos departamentos donde el FA votó mejor por amplia diferencia. Sin embargo, en el resto del país la ventaja de Lacalle Pou es lo suficientemente contundente como para revertir y pasar al Frente. En el conjunto de los restantes 17 departamentos, Lacalle Pou le saca 29 puntos de ventaja a Martínez (62% a 33%). Por los resultados de la primera vuelta y nuestra evidencia actual, es probable que Lacalle Pou supere a Martínez en cada uno de estos 17 departamentos, con ventajas más amplias en el noreste y más acotadas en el litoral del país. Esto supondría un nuevo cambio respecto a 2014, donde Vázquez superó a Lacalle Pou en 11 de los 19 departamentos del país.

Finalmente, el análisis por generaciones exhibe una ventaja de Martínez de 9 puntos sobre Lacalle Pou en el estrato de adultos jóvenes. Sin embargo, este posicionamiento ventajoso del oficialismo se revierte en el resto del electorado, especialmente en los adultos mayores donde Lacalle Pou cuenta con 22 puntos de ventaja sobre Martínez.

Si bien las fortalezas y debilidades etarias del oficialismo y la oposición son una constante de la política uruguaya desde el retorno de la democracia (http://www.opcion.com.uy/opinion-publica/los-nuevos-votantes-y-el-efecto-demografico/), el cambio central respecto a 2014 sería el significativo achicamiento de la brecha a favor del Frente Amplio entre los jóvenes y un leve agrandamiento de la brecha a favor de la oposición entre los adultos mayores.

 

 

Ficha Metodológica

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 1209 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada en la semana final de cara a la elección, entre el lunes 18/11/2019 y el miércoles 20/11/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular. El margen de error muestral máximo es de +/-2.8% para un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por sexo, edad, región de residencia, nivel educativo y voto anterior del encuestado. La proyección de indecisos se realiza a través de un modelo multivariado de regresión logística binomial.

 

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.