Intención de Voto – Junio 2019

Solo cuatro días nos separan de las elecciones internas, primer mojón del ciclo electoral 2019-2020. En este informe, Opción Consultores presentará, para cada partido con competencia efectiva, tres datos clave. De un lado, se muestra en cada partido la tendencia de intención de voto de la última encuesta previa a la elección, considerando únicamente a los segmentos que declaran concurrencia “segura” o “probable”. Esta es una encuesta que fue desarrollada con bastante cercanía a la elección, pues su comienzo ocurrió a diez días de la elección (20/6) y finalizó a sólo cinco días de la misma (26/6). En segundo lugar, para una mejor comprensión de los resultados se exhibe la tendencia mensual desde marzo en adelante para los principales competidores en cada partido (en total 11 precandidatos). Finalmente, Opción presenta una estimación final de votación y concurrencia en cada una de las internas, con sus respectivos intervalos de confianza (es decir tomando en cuenta el margen de error de cada submuestra). La estimación final, vale aclarar, no coincide necesariamente con los datos finales de la encuesta de junio pues realiza algunos ajustes en base a modelos estadísticos propios (desarrollados tanto con datos actuales como de las internas 2014). Estos ajustes son necesarios en la medida que contamos con evidencia robusta para afirmar que, dentro de quienes declaran concurrencia “segura” o “probable”, hay un segmento que finalmente no asistirá a votar.  Nuestra estimación ajustada, en otras palabras, corrige la “foto” de junio (que sobrestima el nivel de votación) y trabaja con una submuestra de casos que por sus particularidades sociodemográficas, culturales e ideológicas es aquella con altas probabilidades efectivas de concurrir a votar el domingo.

Más allá de estos ajustes, nuestra estimación de voto no captura los corrimientos finales del electorado que ocurrirán en estos últimos días. Por ejemplo, sólo una parte pequeña de la encuesta (aquella realizada el 26/6)  se ejecutó a posteriori del debate Larrañaga-Cosse. Por otro lado, no se registra en su real dimensión el posible peso del llamado “voto de estructura”, que se compone de un electorado cuya votación puede estar más basada en el apoyo a un dirigente local que a un precandidato presidencial concreto.

La interna del PN. Lacalle Pou consolida su favoritismo a triunfar en la interna nacionalista. Ampliando su ventaja sobre Larrañaga, Sartori se perfila para culminar en segundo lugar.

La medición de junio registra una constante desde que Opción evalúa escenarios de intención de voto en el Partido Nacional: la ventaja de Luis Lacalle Pou sobre su competidor más cercano es significativa y se encuentra fuera del margen de error estadístico. En este caso, se observan 17 puntos de ventaja de Lacalle Pou sobre Sartori, distancia muy similar (sólo 2 puntos mayor) a la registrada en mayo. Aunque Lacalle Pou ha tenido algunas fluctuaciones y perdido a un segmento del electorado desde la aparición de Juan Sartori en 2019, el mantenimiento de una ventaja apreciable lo sitúan en condición de probable triunfador de la interna nacionalista, con posibilidades interesantes de triunfar en forma directa, es decir, sin necesidad de ser elegido por el Órgano Deliberativo Nacional. Estas conclusiones se robustecen al observar nuestra estimación final de voto, en el que Lacalle Pou amplía su ventaja levemente sobre Sartori, llegando a 20 puntos de diferencia. Esto se explica por las características diferenciales de los electorados de cada candidato, especialmente por tener Sartori un electorado con algo más de riesgo de no concurrir a votar el día de la elección (entre otros aspectos los electores potenciales de Sartori crecen entre las personas menos interesadas en la política).

En la encuesta de junio, por otro lado, hay un novedad importante: la ventaja de Sartori sobre Larrañaga (registrada por primera vez en mayo) se consolida y pasa a ser estadísticamente significativa, con 13 puntos de diferencia a favor del primero. Esta ventaja no cambia en nuestra estimación final. Así, por la magnitud de la ventaja y también por la tendencia (estabilidad y posterior declive de Larrañaga en comparación a crecimiento de Sartori), creemos que Sartori cuenta con las mayores probabilidades de obtener el segundo lugar en la interna nacionalista.

Finalmente, Enrique Antía registra un 2% de votación, nivel similar al que ha mostrado en las últimas mediciones. Como se estableciera previamente, hay posibilidades importantes de que su votación mejore gracias al voto de estructura.

Un caso especialmente destacable es Cerro Largo, donde Antía cuenta con fuertes apoyos estructurales a través de las diversas redes de dirigentes que respaldan al Intendente Sergio Botana. Allí, aunque la figura de Antía no tenga tan fuerte posicionamiento en opinión pública, puede verse beneficiada por la campaña a su favor realizada por Botana y las diversas listas que encabeza. Naturalmente, Antía también cuenta con una importante fortaleza relativa en Maldonado, departamento de donde seguramente provendrá un porcentaje significativo de sus votos.

La interna del FA. Daniel Martínez preserva ventaja sólida y estable, posicionándose como probable ganador. Andrade crece y recorta diferencias con Cosse.

La encuesta del Frente Amplio ha sido, comparativamente, la más estable de las 3 con competencia efectiva. En todas las encuestas de 2019 el orden de los precandidatos ha sido invariable: Martinez, Cosse, Andrade y Bergara, tendencia probablemente asociada a una campaña de muy baja confrontación y a una fuerte apuesta a la unidad partidaria por parte de los cuatro precandidatos  y de las agrupaciones diversas que los respaldan. En la disputa por el primer lugar, en la encuesta final de junio únicamente se observa un leve acortamiento de la distancia de Martínez sobre Cosse que pasa a ser de 15 puntos frente a los 19 registrados tanto en mayo como abril. En la estimación final de voto, esta ventaja se reduce incluso 2 puntos más y es de 13 puntos pero nuevamente se encuentra fuera del margen de error. En definitiva, tanto por tendencia (sostenida ventaja de Martínez) como por las características particulares de la campaña de la interna frentista, Daniel Martínez cuenta con una ventaja muy importante de cara al domingo y un resultado alternativo sería una auténtica sorpresa electoral.

Quizá la tendencia más llamativa registrada en junio es el crecimiento de Oscar Andrade, cuyo rango de votación fluctuaba entre el 12%-14% pero que hoy alcanza a cerca de 1 de cada 5 electores que votarían en la interna frentista. Este incremento (que podría estar relacionado al efecto de su debate televisivo con el precandidato colorado Ernesto Talvi), acerca a Andrade a 8 puntos de Cosse en nuestra estimación final de voto por lo que abre alguna interrogante en torno a la disputa por el segundo lugar.

Finalmente, con el crecimiento de Andrade parecen despejarse las dudas en cuanto a que Mario Bergara será el candidato frentista con menor nivel de votación. Bergara parecer haber mejorado algo su intención de voto en los dos meses finales de campaña y podría aspirar a convocar el voto de 1 de cada 10 frentistas, lo que resultaría un resultado interesante tomando en cuenta su menor cantidad de apoyos sectoriales dentro de la interna frentista.

La interna del PC. Escenario de alta incertidumbre y competitividad entre Talvi y Sanguinetti. La tendencia favorece a Talvi (que por vez primera lidera) y la estructura en el interior del país a Sanguinetti.

La encuesta de junio de la interna colorada presenta un cambio importante respecto a mediciones previas: se invierte el liderazgo y Ernesto Talvi pasa a comandar la intención de voto con 48%, en tanto Julio María Sanguinetti registra un 41%. Este cambio constituye un nuevo (aunque leve) crecimiento de Talvi, que de abril a mayo había mejorado en 15 puntos su registro y que, ahora mejora 3 puntos adicionales. A la inversa, Sanguinetti registra 6 puntos de caída respecto a mayo y 14 tomando como punto de partida abril.

En nuestra estimación final de voto, la ventaja de Talvi sobre Sanguinetti es algo menor (5 puntos) y, lo más importante, se trata de una distancia pequeña en términos absolutos (menor por ejemplo a los 10 mil votos) y comprendida dentro del alto margen de error que presenta la interna colorada.

Por tanto, nos encaminamos a un mano a mano de muy incierto desenlace donde pequeñas ventajas competitivas o cambios de último momento pueden resultar cruciales. En el caso de Talvi, su apuesta principal es obtener una diferencia lo más amplia posible en Montevideo, minimizar algunas desventajas estructurales en bastiones colorados del interior y traducir en votos efectivos la propensión de un electorado ideológicamente moderado o de centro. En el caso de Sanguinetti, la clave de un eventual  triunfo estará en aprovechar al máximo su fortaleza de imagen y estructura en departamentos estratégicos del interior (Rivera el más destacable) y activar eficazmente la propensión a votar tanto del electorado colorado más conservador como de aquel en el que Talvi ha tenido más dificultad de  posicionamiento (Sanguinetti, por ejemplo, cuenta con importante ventaja potencial en el segmento colorado de menor nivel educativo).

En este contexto de fuerte polarización entre Talvi y Sanguinetti, se plantea la incógnita de José Amorín, un candidato de relativo bajo posicionamiento en opinión pública pero con una muy importante red de apoyos dirigenciales en el interior, donde destaca especialmente el del ex intendente Germán Coutiño en Salto.

Salto, vale recordar, fue el tercer departamento de más votación en la interna colorada de 2014. En nuestra estimación final de voto, Amorín registra un 10%. Por los mencionados apoyos estructurales en el interior del país y reconociendo que la investigación de opinión pública subestimó su votación en las internas coloradas de 2009 y 2014, ese 10% es probablemente un piso más que un techo de votación.

Se estima concurrencia y distribución del electorado similar a la elección de 2014, perfilándose nuevamente la interna del PN como la de mayor convocatoria.

Presentadas las tendencias en las diferentes internas partidarias, resta por analizar el nivel de participación que podría presentar esta instancia electoral. En primer lugar, nuestras estimaciones finales asumen un rango de votación de entre 31% y 35% del padrón de habilitados, considerando únicamente a quienes votarían en las internas de los partidos con competencia efectiva. Se trata de un rango de votación calculado sobre la base de diferentes simulaciones estadísticas y que se acerca fuertemente a los parámetros de las internas de 2014. Como referencia, en 2014 un 33% de los habilitados votó a alguno de los precandidatos blancos, colorados o frentistas (855 mil electores aproximadamente). A esos votos, además, deben sumarse los electores por partidos con candidaturas únicas, quienes únicamente votarán al Órgano Deliberativo Departamental y otros votos como en blanco o anulado. En 2014, otros 121 mil votos fueron de este tipo llevando la participación a un total de 37% del padrón. En esta instancia podría haber algunos votos adicionales de este tipo, por ejemplo por el estreno electoral de Cabildo Abierto (hoy ubicado en cuarto lugar en intención de voto) y la posible motivación de otorgarle apoyo simbólico por parte de su potencial masa electoral.

En cuanto al orden de los partidos con competencia y el volumen de sus electorados, la interna del PN se perfila nuevamente para ser la más numerosa, superando los 400 mil votantes. El Frente Amplio, en tanto, también se encamina a una interna similar a la pasada, captando alrededor de 3 cada 10 concurrentes. Finalmente, se estima un aumento de la votación en la interna colorada, con un piso de 145 mil y un techo de 175 mil votantes.

Las diferentes internas partidarias, además de posiblemente registrar disimiles niveles de votación, seguramente convocarán perfiles diferentes del electorado. El Partido Colorado podría en principio tener mayor peso relativo de votantes con alto nivel educativo y tener un crecimiento de su votación montevideana respecto a 2014. El Partido Nacional por su lado se perfila para mantener una distribución similar por región a la de 2014, con 70% del electorado compuesto por residentes en el interior, siendo así el partido con menor peso de votación montevideana. Finalmente, el Frente Amplio podría tener un mayor porcentaje de votantes jóvenes en comparación a los partidos fundacionales (en consonancia a su fortaleza relativa en dicho segmento) y tener un mayor peso relativo de la votación montevideana en comparación a su propia votación en 2014. Del electorado que hoy votaría en las internas frentistas, 56% son montevideanos mientras que en 2014 los electores de la interna frentista fueron un 46% montevideanos y un 54% del interior.

Estrategia de medición y estimación de Opción Consultores para las Elecciones Internas

Existen diversas posibilidades para aproximarse al estado de la opinión pública de cara a las elecciones internas. En 2019, Opción ha decidido medir la intención de voto cada mes a través de una estrategia secuencial de múltiples preguntas. Esta es una estrategia muy similar a la utilizada en 2014, instancia en la cual Opción proyectó correctamente los ganadores de las tres internas con competencia.

En primer lugar, se solicita a los encuestados indicar su probabilidad de voto en las elecciones internas y únicamente se trabaja con la submuestra de votantes que declaran que irán a votar. En la encuesta de junio, quienes son considerados posibles votantes son aquellos  que declararon que es “seguro” o “probable” que concurrirán a votar. En segundo lugar, a quienes votarían en las internas se les solicita que indiquen dentro de cuál partido piensan votar. Esta estrategia permite captar el voto “cruzado” entre octubre y junio (electores que votarían a un partido en octubre pero que participarían en la interna de otro partido en junio). Finalmente, dentro del partido elegido se solicita indicar el candidato al cuál se votaría a través de una pregunta guiada con una lista que incluye a los principales precandidatos de cada partido.

El porcentaje de la muestra que declara que seguro o probablemente concurrirá a votar en las tres internas con competencia partidaria es del 52%. Dado que nuestra encuesta no representa a los habilitados que factiblemente residen en el exterior (cerca de un 10%), este 52% en realidad equivaldría al 47% de los habilitados. Este porcentaje de votantes seguros o probables incluye según nuestras estimaciones un importante segmento del electorado que finalmente no concurrirá a votar.

Por esta razón, la estimación final de voto de cara a las elecciones internas de cada partido no equivale a la “foto” de la encuesta de junio sino que está basada en un modelo estadístico multivariado desarrollado por Opción. Este modelo estima el nivel de concurrencia real que tendrá cada uno de los partidos con competencia efectiva y otorga probabilidades diferenciales de concurrir a votar a diferentes tipos de electores de nuestra encuesta de junio.

Monitor de Opinión Pública

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 1605 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 20/6/2019 y el 26/6/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular, con ponderación posterior por nivel educativo, edad y voto anterior. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.