Imagen4

Intención de Voto – Mayo  2019

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 820 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 13/5/2019 y el 27/5/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular, con ponderación posterior por nivel educativo, edad y voto anterior. El margen de error varía según la interna considerada y de acuerdo al diferente tamaño de las submuestras de cada partido. El margen de error máximo para el Partido Nacional es +/- 6.7%, para el Frente Amplio +/- 7.5%, y para el Partido Colorado +/- 10.5%. Para el caso de la interna colorada, la submuestra incluye 40 casos adicionales obtenidos a través de un muestreo aleatorio que utilizó como marco muestral las bases de  diversas encuestas de opinión pública realizadas recientemente por Opción. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

Los informes son presentados como primicia en los informativos de Telenoche 4.

Estrategia de medición de Opción Consultores para las Elecciones Internas

Existen diversas posibilidades para aproximarse al estado de la opinión pública en las elecciones internas. En 2019, Opción ha decidido medir la intención de voto para las internas a través de una estrategia secuencial de múltiples preguntas. Es una estrategia muy similar a la utilizada en 2014, instancia en la cual Opción proyectó correctamente los ganadores de las tres internas con competencia.

En primer lugar, se solicita a los encuestados indicar su probabilidad de voto en las elecciones internas y únicamente se trabaja con la submuestra de votantes que declara que es “muy probable” o “probable” que vote en las mismas. Este porcentaje en nuestra medición de marzo fue 65% (compuesto de un 34% de electores “muy probables” y otro 31% de “probables” votantes ). Este 65% de votantes probables o muy probables incluye factiblemente un importante segmento del electorado que finalmente no concurrirá a votar, a juzgar por las tasas de participación observadas en las elecciones internas celebradas hasta el momento (que tuvieron su pico en 1999 alcanzado el 54% de los habilitados y su piso en 2014 con una tasa de 37%). Pese a esta limitación, trabajar con esta submuestra resulta a nuestro entender preferible a simular que las elecciones internas fuesen una elección obligatoria.

En segundo lugar, a quienes seguramente votarían en las internas se les solicita que indiquen dentro de cuál partido piensan votar. Esta estrategia permite captar el voto “cruzado” entre octubre y junio (electores que votarían a un partido en octubre pero que participarían en la interna de otro partido en junio). Finalmente, dentro del partido elegido se solicita indicar el candidato al cuál se votaría a través de una pregunta guiada con una lista que incluye a los principales precandidatos de cada partido.

Resultados

Intención de Voto Elecciones Internas PN  – Mayo  2019

gráfico1

Intención de Voto –Internas PN (Serie Marzo-Abril-Mayo)

Imagen2

Intención de Voto Internas PN según Probabilidad de Ir a Votar

Imagen3

 

Intención de Voto – Elecciones Internas FA (Mayo)

Imagen4

Intención de Voto –Internas FA (Serie Marzo-Abril-Mayo)

Imagen5

Intención de Voto Internas FA según Probabilidad de Ir a Votar

Imagen6

Intención de Voto – Elecciones Internas PC (Mayo)

Imagen7

Intención de Voto –Internas PC (Serie Marzo-Abril-Mayo)

Imagen8

Intención de Voto Internas PC según Probabilidad de Ir a Votar

Imagen9

 

Análisis y Conclusiones

A un mes de las elecciones internas todos los escenarios continúan abiertos. 

Solamente un mes nos separa de las elecciones internas, primer mojón del ciclo electoral uruguayo. Esta instancia determinará un acortamiento sustancial del menú de precandidatos presidenciales, fundamentalmente tras dilucidarse la competencia dentro de los tres principales partidos del país: Frente Amplio, Partido Nacional y Partido Colorado. Al actual escenario lo distinguen dos grandes novedades respecto a instancias anteriores.

En primer lugar, desde que las internas son obligatorias (1999), es la primera vez que ninguna de las distancias existentes dentro de los tres partidos con competencia efectiva son concluyentes para asegurar un triunfo de quienes encabezan las preferencias de voto. Las actuales diferencias entre primero y segundo, que hoy oscilan entre los 2 y 19 puntos según el caso, no permiten proyectar triunfadores debido a los mayores márgenes de error, a la mayor volatilidad que supone cambiar de candidato dentro de un partido, a la incertidumbre sobre cuántos y quienes concurrirán finalmente a votar el día de la elección y al peso que finalmente tendrá el llamado “voto de estructura” (que las encuestas no captan en toda su dimensión). Hay, no obstante, liderazgos en los tres partidos que se han mostrado invariables a pesar de agrandamientos y acortamientos de distancias, lo que otorga a estos precandidatos un punto de partida más favorable de cara a la recta final de la campaña.

En segundo lugar, se trata de un escenario con una oferta de precandidaturas más fragmentada. En el Partido Nacional, en lugar de los escenarios binarios que caracterizaron a las últimas contiendas, hoy tres candidatos cuentan con apoyos significativos y un cuarto precandidato podría votar mejor de lo proyectado por efecto de algunas ventajas de estructura en el interior del país. En el Frente Amplio, tradicionalmente acostumbrado a disputas centradas entre dos precandidatos, siguen en carrera los cuatro precandidatos anunciados a fines de 2018 y muy factiblemente todos llegarán al final de la carrera. Finalmente, el Partido Colorado es quien presenta un escenario más polarizado entre dos precandidatos aunque mucho más parejo que el de las últimas 3 instancias.

Además, un tercer precandidato colorado de menor posicionamiento en opinión pública pero fuertes apoyos dirigenciales en el interior del país, puede culminar realizando una votación mejor a la registrada por las encuestas y arrojar un mapa de tres precandidatos con votación significativa el día de la elección.

La interna del PN. Lacalle Pou preserva liderazgo en el marco de fortalecimiento de Sartori y estabilidad de Larrañaga

La interna del Partido Nacional presenta una combinación de continuidades y cambios respecto a previas mediciones. En la gran fotografía, el liderazgo sigue siendo de Luis Lacalle Pou como en todas las mediciones que Opción ha realizado en la materia. Es un primer lugar fuera del margen de error estadístico, con quince puntos de ventaja sobre el competidor más cercano. Otra continuidad es la situación de incertidumbre en torno al segundo lugar, dada la alta paridad competitiva entre Juan Sartori y Jorge Larrañaga, hoy separados por 3 puntos a favor del primero. Por último, también se repite el cuarto lugar de Enrique Antía, recogiendo un porcentaje menor de las preferencias, aunque susceptible de mejora debido al peso de sus apoyos estructurales en algunos departamentos del país (especialmente Maldonado y Cerro Largo). No obstante, resulta improbable que Antía pueda alcanzar o superar a otros precandidatos nacionalistas en el tramo final de la campaña.

En cuanto a los cambios, el principal viene dado por el nuevo ascenso de Juan Sartori. Más allá que las series históricas deben tomar en cuenta que el margen de error es mayor y que presuntos cambios en el electorado pueden en realidad ser fluctuaciones estadísticas, parece fuera de duda que Juan Sartori se ha fortalecido a lo largo de 2019 en el electorado blanco que concurriría a votar en las internas. Sartori creció primeramente de marzo a abril 5 puntos y ahora crece de abril a mayo otros 8 puntos, por lo cual en un período de dos meses logró casi duplicar su electorado, situándose además en el segundo lugar (en situación de empate técnico con Larrañaga) y acortando su distancia con Lacalle Pou a 15 puntos.

Además, dentro del núcleo con mayor probabilidad de concurrencia a votar (aquel que declara que es “muy probable” que concurra), Sartori amplía su ventaja frente a Larrañaga. Varias interrogantes se abren así de cara al último mes de campaña.  ¿Continuará el crecimiento de Sartori o habrá encontrado un techo en su actual registro? ¿Podrá Sartori neutralizar su eventual desventaja en voto de estructura (en relación a Lacalle Pou y Larrañaga) a través de su campaña de movilización de votantes? ¿Cuáles serán las estrategias finales de sus competidores tras la consolidación de esta tendencia de crecimiento? En suma, dentro de una campaña en la que invariablemente Lacalle Pou ha liderado y Larrañaga mantenido una base bastante estable de votantes, el tramo final de la interna nacionalista genera la incertidumbre propia de una situación donde las ventajas son importantes pero no concluyentes, mientras uno de los contendientes (Sartori) exhibe una franca tendencia de crecimiento.

La interna del FA. Situación predominantemente estable, con distancias y ordenamientos similares a la medición de abril.

Como es sabido, el Frente Amplio se encamina a una elección interna de plena renovación, en la que sus cuatro competidores se postulan por primera vez a una precandidatura presidencial. En este contexto, Daniel Martínez ha logrado mantener siempre el primer lugar con una importante base de apoyos. Hoy, Martínez, cuenta con un 46% de intención de voto y sostiene, igual que en abril, 19 de puntos de diferencia con quien luce como su principal desafiante: Carolina Cosse. Respecto a Cosse, tras el anuncio de su precandidatura a finales de 2018, logró un impulso interesante que le permitió situarse en situación de alta paridad competitiva frente a Martínez. En las últimas dos mediciones, sin embargo, queda exhibido un agrandamiento de la brecha, lo que vuelve más desafiante y empinado para Cosse el camino hacia un triunfo electoral.

Así, tanto por la distancia (la mayor de las 3 internas) como por la tendencia, la interna frentista luce hoy como aquella donde más consolidado se encuentra el primer lugar. La contienda, si embargo, no está resuelta. En este sentido, queda el mes final y más intenso de la campaña y, entre las muchas interrogantes, se plantea saber qué efectos tendrá la movilización en favor de Cosse por parte del MPP, el sector de más apoyo popular y mayor estructura del Frente Amplio.

La interna frentista también plantea incertidumbres relacionadas a los otros dos precandidatos, cuyos objetivos parecen ser más de posicionamiento de cara a la competencia parlamentaria de octubre que de disputa efectiva por la precandidatura presidencial. En este sentido, Oscar Andrade sigue marcando una importante base de apoyos, captando un 12%. Andrade parece tener además una ventaja competitiva importante frente a sus contendientes: sus adherentes lucen hoy más comprometidos a concurrir a votar que aquellos que se inclinan hacia el resto de los precandidatos. Dentro del segmento que declara que es “muy probable” que concurra a votar en las internas, Andrade capta un 18% de las preferencias, quedando a cinco puntos de Cosse. Así, en el caso de una interna frentista más acotada al segmento de mayor propensión a votar, podría evidenciarse una mejora de la votación de Andrade respecto al 12% que se registra combinando a los segmentos que “probablemente” o “muy probablemente” irían a votar en las internas.

Por último, Mario Bergara marca hoy un 10% de las preferencias, lo que supone un fortalecimiento respecto a mediciones previas, en donde sus guarismos fluctuaron en el 6% y 7%. Naturalmente, se plantea el desafío para Bergara de consolidar esta tendencia en un mes final de campaña donde contará con desventaja tanto en estructura como en apoyos sectoriales frente al resto de los precandidatos.

La interna del PC: Empate técnico entre Sanguinetti y Talvi con leve ventaja del primero.

Como hemos dicho repetidamente, las elecciones internas del Partido Colorado presentan hoy el desafío mayor para las mediciones de opinión pública de cara al 30 de junio. Por trabajar con submuestras bastante más pequeñas que las del PN y el FA, sus márgenes de error son especialmente altos. Anteriormente, esta dificultad no presentó mayores desafíos a la hora de la proyección de resultados dado que las últimas tres internas coloradas se resolvieron por amplísima distancia entre los ganadores y sus desafiantes. En la actualidad, si bien el liderazgo ha estado invariablemente en manos de Julio María Sanguinetti, la distancia con su principal desafiante (Ernesto Talvi) es hoy mínima. En la medición de mayo, de hecho, se registra la menor distancia histórica entre Sanguinetti y Talvi, con sólo 2 puntos a favor del primero, configurándose un empate técnico. Se trata de una variación importante respecto a abril, que había registrado una brecha de 24 puntos. Si bien es probable que haya existido un acortamiento efectivo de la distancia, los altos márgenes de error obligan a tener extrema cautela a la hora de interpretar los resultados. En cualquier caso, queda sugerido que podríamos llegar a una interna incierta cuyo final dependerá de cuánto y cómo se activen las distintas fortalezas competitivas que ambos líderes presentan.

Respecto a este último punto, la evidencia acumulada hasta ahora marca con claridad que, mientras que la  ventaja de Sanguinetti se amplía en el interior del país y en los segmentos de bajo nivel educativo, Talvi encuentra sus mayores apoyos en la población con educación terciaria y montevideana. Así, por ejemplo, una elección donde los votantes montevideanos colorados sean más del 28% del total registrado en 2014 seguramente será una buena noticia para Talvi. A la inversa, para Sanguinetti es conveniente una elección que preserve la fuerte proporción de votos en bastiones colorados del interior como Rivera y Salto (donde cuenta con ventaja sobre Talvi).

Hay una razón final por la cual la interna colorada exige singular cautela. Pese a su leve desventaja actual, los apoyos a Talvi crecen significativamente dentro del segmento más predispuesto a votar en las internas, aquel que declara que muy probablemente concurrirá a votar y que expresa un mayor nivel de politización. Dentro de este segmento, Talvi de hecho supera a Sanguinetti por 6 puntos por lo cual una votación finalmente sesgada hacia dicho sector de la ciudadanía lo favorecería.

Queda, finalmente, referirse al caso de José Amorín, quien se mantiene a distancia apreciable de sus dos competidores, marcando actualmente un 6%. Igual que en el caso de Antía, cabe dejar sentada como hipótesis la posibilidad de una mejor votación de la aquí estimada. Amorín tiene una red de apoyos locales muy fuertes en Salto (con el ex intendente Germán Coutiño a la cabeza) y otras adhesiones importantes en departamentos como Artigas, Colonia, Florida y Rivera. Es posible que, pese al bajo posicionamiento de Amorín en opinión pública, estas redes locales se movilicen con éxito en el tramo final de la campaña y arrastren consigo un núcleo interesante de votantes por su candidatura. Aunque es improbable que este voto “oculto” de estructura permita a Amorín superar a alguno de sus rivales en el resultado final, una mejor votación final de Amorín que la aquí estimada aquí es un escenario factible.

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.