Escenarios de Balotaje

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

 

Resultados

 

 

 

 

 

Análisis

Predominio de estabilidad en escenarios de balotaje, preservándose ventaja de la oposición sobre el oficialismo.

La encuesta de setiembre presenta la particularidad de exhibir algunas variaciones importantes en la intención de voto de cara a octubre pero una alta estabilidad en los dos escenarios de balotaje considerados. De un lado, Luis Lacalle Pou obtiene 8 puntos de ventaja ante Daniel Martínez  (49% a 41%), tendencia idéntica a la registrada en agosto. En tanto, en el escenario que considera a Talvi y Martinez existen 6 puntos de ventaja a favor del candidato colorado (46% a 40%). Respecto a agosto, esto constituye un acortamiento de la brecha en 1 punto, cambio que puede estar debido tanto a una alteración efectiva de las preferencias del electorado como a fluctuaciones comprendidas en el margen de error de la encuesta. A su vez, en el escenario Talvi-Martinez hay 4 puntos más de electores indefinidos que en el escenario Lacalle-Martinez, tendencia también consistente con mediciones previas.

En los dos escenarios considerados, por tanto, se mantiene una situación de “ventaja abierta” a favor de la oposición sobre el oficialismo. No obstante, la encuesta de setiembre confirma que el FA recortó la ventaja que tanto Lacalle Pou como Talvi obtenían en julio (lo que se condice con un crecimiento del FA en este trimestre). En la primera encuesta post-internas la ventaja de Lacalle Pou era de 12 puntos y la de Talvi de 9 puntos. Si el balotaje fuera el próximo domingo, para revertir esta tendencia el FA debería captar a la casi totalidad de los actuales indefinidos (algo improbable) o caso contrario captar algunos votos actualmente a favor de la oposición.

La actual desventaja del oficialismo es consistente con la intención de voto en primera vuelta. Inclusive con diferentes estimaciones sobre el comportamiento tentativo de los indefinidos, el FA se encontraría votando hoy por debajo del 40%, barrera que el oficialismo seguramente debería superar para llegar con paridad o ventaja competitiva a la segunda vuelta. Estas tendencias desfavorables para el FA distan de ser definitivas, especialmente teniendo en cuenta que existe un 18% de indefinidos en primera vuelta y  que octubre será un mes clave de la campaña electoral.

No obstante, se aleja cada vez más del escenario electoral la posibilidad de un balotaje con cómoda victoria para el oficialismo como sucediera en las dos anteriores elecciones.

Al considerar la distribución de los electorados que apoyarían a los candidatos de oposición o del oficialismo, se comprueban diferencias apreciables tal como ejemplifica el gráfico 5 (que compara los apoyos que registrarían Daniel Martínez y Lacalle Pou). Por un lado, Martínez convocaría a un electorado políticamente más homogéneo y endógeno. El 41% que votaría a Martínez en segunda vuelta se compone de un 29% de electores que votarían al FA en primera vuelta, un 7% que votaría a otros partidos y un restante 5% hoy indefinidos para octubre. Puesto de otra manera, 7 de cada 10 electores que apoyarían a Martínez en segunda vuelta también apoyarían al FA en primera ronda.

Esta tendencia contrasta con la composición del electorado de Lacalle Pou: del 49% que obtiene de intención de voto en un eventual balotaje, 22% son votantes blancos de primera vuelta. Así, menos de la mitad del electorado de Lacalle Pou en el balotaje serían votantes propios de primera vuelta. Para obtener su ventaja tentativa ante Martinez, Lacalle Pou se nutre en mucho mayor medida que su rival de votantes extra-partidarios, obteniendo 9 puntos adicionales vía votantes de Cabildo Abierto, otros 9 puntos a través de votos colorados y 2 puntos adicionales de electores de otros partidos en octubre.

La mayor capacidad de captación de votos extra-partidarios por parte del candidato opositor es razonable considerando la división por bloques del sistema político uruguayo (FA de un lado y principales partidos de oposición por otro). Sin embargo, queda nuevamente exhibido que la oposición no está compuesta de un electorado “monolíticamente no frentista” sino que se trata de un bloque con algunas “grietas” que permitirían un crecimiento del FA en segunda vuelta. Como se observa en la información presentada, los votantes colorados le sumarían al FA 2 puntos de cara a noviembre, los de Cabildo Abierto otros 2 puntos y los del resto de partidos 3 puntos.

Estos datos comprueban que es inadecuado comparar los votos hacia la oposición versus al oficialismo en primera vuelta para proyectar el resultado tentativo del balotaje. La evidencia histórica también apoya la inconveniencia de este procedimiento. En las tres anteriores ediciones de segunda vuelta (1999, 2009 y 2014), el candidato de los partidos fundacionales siempre recibió una votación menor a la suma de votos no frentistas de primera vuelta mientras que los candidatos frentistas votaron invariablemente varios puntos por encima de la votación del FA en primera vuelta. 2019 no se perfila para ser una excepción y agrega un interrogante adicional por existir un arco no frentista mucho más fragmentado y diverso que en el pasado.

Para finalizar, la relativa estabilidad de los escenarios de balotaje en comparación exhibe que los cambios entre bloques son más lentos y menos bruscos que otro tipo de alteraciones (por ejemplo las preferencias partidarias al interior de la oposición). No obstante, cambios en los escenarios de balotaje de unos pocos puntos podrían alterar el ganador de la elección. Recuérdese que aunque la ventaja actual de la oposición fluctúa entre 6 y 8 puntos para el balotaje, el FA precisa recortar la mitad de esa distancia para tornar la disputa incierta (pues cada voto que pasa de un bloque al otro vale “doble” por restar y sumar simultáneamente).

Octubre será un mes clave para determinar si esta correlación de fuerzas entre oficialismo y oposición (bastante  estable durante todo 2019) puede sufrir variaciones. Será un mes que irá generando la conversión de los indefinidos en votantes por unos u otros partidos y que seguramente estará cargado de hechos políticos. Sin ir más lejos, el primer día de octubre coincidió con un debate de amplia repercusión entre los candidatos presidenciales que disputarían un balotaje si las elecciones fueran el próximo domingo. Los posibles efectos de este debate ante la opinión pública seguramente los analizaremos en próximos informes.

 

Ficha Metodológica

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 805 personas mayores de 18 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 19/9/2019 y el 24/9/2019 sobre la base de un muestreo aleatorio simple a números rango de telefonía celular. El margen de error muestral es de +/-3.5% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo, región, edad y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

 

 

* Ante cualquier consulta relativa a éste informe u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy; Tel. (598) 2413-6509.