Imagen4

El Monitor de Opinión Pública presenta información de seguimiento de la opinión pública, incluyendo información de actitudes relativas a fenómenos políticos y a temáticas sociales de interés para la población uruguaya.

La información brinda insumos para comprender el contexto social en que se desarrolla el ejercicio del gobierno, la política nacional y la vida social de los uruguayos.

La información presentada proviene de una encuesta de telefonía celular a 805 sujetos mayores de 16 años residentes en todo el país. La medición fue realizada entre el 14/9/2018 y el 6/10/2018 sobre la base de un muestreo aleatorio con cuotas de sexo y edad. El margen de error muestral es de +-3.5% con un 95% de nivel de confianza. Los resultados se encuentran ponderados por nivel educativo y voto anterior del encuestado. La encuesta fue contratada por Montecarlo Televisión en conjunto con  diversos actores políticos.

Los informes son presentados como primicia en los informativos de Telenoche 4.

Resultados

Gráfico 1. Simpatía Hacia Líderes Políticos.

Imagen1Gráfico 2. Promedio Anual de Simpatía Líderes FA y PN.

Imagen2

Gráfico 3. Promedio Anual Saldos de Simpatía Líderes PN y FA

Imagen3Análisis

Como es habitual en nuestras mediciones trimestrales, en nuestro Monitor de Opinión Pública del tercer trimestre relevamos la simpatía hacia diferentes líderes políticos y/o pre-candidatos presidenciales.  Recordemos que la simpatía es una variable que permite aproximarse a la vinculación afectiva de la ciudadanía con los líderes políticos y es uno de los factores explicativos de la intención de voto. Se observa, primeramente, que únicamente considerando simpatías hay una alta paridad entre los principales líderes evaluados del Frente Amplio y Partido Nacional: Luis Lacalle Pou, Daniel Martinez, Jorge Larrañaga, y  José Mujica. Todos estos líderes acaparan simpatías en un rango del 40% al 45%, siendo Lacalle Pou aquel con mayor porcentaje de simpatías registradas. La comparativamente alta popularidad de estos cuatro líderes probablemente se haya vinculada a la mayor identificación partidaria de la ciudadanía con el PN y FA, partidos que encabezan por clara distancia la intención de voto de cara a las próximas elecciones.

En un segundo grupo se posicionan Verónica Alonso, Pablo Mieres y Edgardo Novick. Algo menos de 3 de cada 10 ciudadanos manifiesta simpatía por cada uno de estos líderes. Finalmente, los dos pre-candidatos del Partido Colorado evaluados, Ernesto Talvi y José Ámorín Batlle, registran un 23% y un 18% de simpatía respectivamente. En el caso de Talvi, vale aclarar que su incursión en la actividad política y el lanzamiento de su candidatura son muy recientes. Por esta razón, no debe sorprender que Talvi sea por amplia diferencia el líder más desconocido por el electorado. En su caso, 30% no contestó la pregunta sobre simpatía, porcentaje que desciende a cifras menores al 5% en el caso de los líderes más conocidos por la ciudadanía.

Es también relevante conocer el saldo de simpatía de los líderes evaluados, en la medida que los mismos proveen un balance entre el nivel de popularidad y rechazo que cada uno de ellos concitan (el saldo se calcula restando el porcentaje de antipatías al de simpatías de cada candidato).

En este caso, Larrañaga y Martínez cuentan actualmente con los mejores saldos, un 18% cada uno. En el caso de Larrañaga se trata de una novedad que confirma un crecimiento de simpatía y descenso de antipatía a lo largo de las últimas mediciones, mientras que Martínez repite una cifra muy similar a la medición anterior y confirma su liderazgo en la materia desde hace varios trimestres. Luis Lacalle Pou aparece posteriormente con un saldo de +11, también evidenciando un claro fortalecimiento respecto a mediciones anteriores. La situación de José Muijca, a la inversa, evidencia un deterioro respecto a mediciones pasadas y confirma que constituye el liderazgo que despierta posiciones más encontradas en la ciudadanía con altos y parejos porcentajes que sienten simpatía y antipatía hacia su figura. Respecto al resto de los liderazgos evaluados, Pablo Mieres confirma una tendencia presente en la mayoría de nuestras mediciones: un mayor volumen de simpatías que de antipatías, con un saldo de actual de +8. Verónica Alonso y Ernesto Talvi, en tanto, registran saldos equilibrados (+1 y -1 respectivamente), mientras que Edgardo Novick y José Amorín Batlle alcanzan saldos levemente negativos (-5 y -3).

En los gráficos 2 y 3, observamos los promedios anuales de simpatía y saldos de simpatía de los principales líderes del Partido Nacional y Frente Amplio. Tomar en cuenta la evolución de estos líderes es especialmente relevante en la medida que en un eventual balotaje entre candidatos del FA y PN, la simpatía seguramente jugará un rol importante en el electorado externo a dichos partidos. En el caso de los líderes nacionalistas, Luis Lacalle Pou mejoró levemente su porcentaje de simpatías de 2016 a 2017 y mantuvo esa mejora en lo que va de 2018 (su simpatía media fue 38% 2016 y 40% tanto en 2017 como 2018). Además, Lacalle Pou mejoró su saldo de simpatía promedio en 2018, pasando de +2 a +6 por efecto de la reducción de antipatías. En tanto, el otro líder del PN evaluado, Jorge Larrañaga, exhibe mejoras apreciables y sostenidas tanto en simpatía como en saldo de simpatía. Comparando sus promedios 2018 respecto a los promedios de 2016, Larrañaga mejoró su simpatía en 7 puntos y su saldo de simpatía en 15 (dado que también recoge una antipatía decreciente).

Más allá del fortalecimiento de las figuras de Larrañaga y Lacalle Pou ante la opinión pública (más pronunciado en el primero caso por partir de niveles más bajos), debe recordarse que dentro del electorado del Partido Nacional, Lacalle Pou sigue contando tanto con mayores guarismos de simpatía como con liderazgo en intención de voto de cara a las elecciones internas.

En cuanto a José Mujica, se observa una fuerte caída del promedio de simpatía así como de sus saldos de simpatía en 2017 respecto a 2016 y una leve mejora en 2018 que no recupera los registros previos. Muy diferente es la trayectoria de Daniel Martínez, cuya simpatía crece sostenidamente desde 2016 en adelante, tal como lo reflejan los promedios anuales, presentando 34% en 2016, 39% en 2017 y 43% este año. En saldos de de simpatía, el promedio de Martínez decrece en 2017 respecto a 2016 pero se recupera en 2018 y constituye el más alto de todos los precandidatos evaluados (+21), con clara diferencia tanto sobre su par del FA José Mujica como sobre el resto de los candidatos. Respecto a la comparación Mujica-Martinez, tomando en cuenta que las simpatías  ante ambos líderes es pareja, la razón de que exista una fuerte brecha de saldos de simpatía a favor de Martínez se debe a la mayor antipatía que recoge José Mujica en el electorado uruguayo, particularmente en el electorado externo al FA y con intención de voto a algún partido de la oposición. En los frentistas, Mujica ha cosechado guarismos muy competitivos tanto en simpatía como en intención de voto en un eventual escenario de elecciones internas frente a Daniel Martínez.

Vale recordar, antes de culminar, que la simpatía no es un equivalente de intención de voto sino una de las variables que influye en las decisiones electorales. Para entender porqué las simpatías se traducen algunas veces en voto y otras no, es importante tomar en cuenta los partidos a quienes pertenecen los candidatos (cuanto mayor intención de voto partidaria, mayor probabilidad de traducir la simpatía en voto) o los atributos racionales o estratégicos valorados de los líderes, como su probabilidad de ganar, su equipo, o su capacidad percibida de conducir eficazmente un futuro gobierno.

 * Ante cualquier consulta relativa a éste u otros servicios comunicarse con Opción Consultores info@opcion.com.uy ; Tel. (598) 2413-6509.